Tribunal de Justicia Administrativa, monumento a la corrupción, excesos y a la justicia al mejor postor

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- El gobernador del Estado, Salomón Jara Cruz, aseguró que el anterior Tribunal de Justicia Administrativa era una “carga onerosa” para el estado, un “obstáculo” para la justicia, un “monumento a la corrupción, a los excesos y a la justicia al mejor postor”.

El pasado sábado, en menos de 20 minutos, en dos sesiones fast track, la mayoría de Morena y sus aliados en el Congreso del Estado aprobaron reformar la Constitución para desaparecer al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Oaxaca y crear en su lugar el Tribunal de Justicia Administrativa y Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca.

Los y las 11 magistradas de ese órgano jurisdiccional fueron removidos y facultaron a Jara Cruz a designar a las y los siete nuevos magistrados, cuyos nombres quedaron definidos y aprobados por el Congreso del Estado, en menos de 9 minutos (por Morena y sus aliados), debido a que desde el pasado viernes ya los tenían acordados entre el Ejecutivo y el presidente de la Junta de Coordinación Política.

Al defender la reforma constitucional, Jara Cruz celebró su desaparición y la creación de un nuevo organismo.

En conferencia de prensa, el mandatario aseguró que con estas reformas constitucionales se da un paso en la transformación del Poder Judicial de Oaxaca.

“El Tribunal representaba una carga onerosa en el presupuesto de nuestro estado y además se había convertido en un obstáculo para las responsabilidades que constitucionalmente debía cumplir (…) durante los últimos dos gobiernos, el de Gabino Cué y el de Alejandro Murat, hubo lentitud, opacidad y complicidad”, justificó.

Tras afirmar que el nuevo Tribunal de Justicia Administrativa y Combate a la Corrupción de Oaxaca, “representa un gran paso para garantizar al pueblo el acceso a la justicia”, reconoció a los diputados que aprobaron esta reforma.

Argumentó que desde el Poder Legislativo, al antiguo tribunal administrativo se le asignaban más de 143 millones de pesos, en los últimos tres años.

Jara Cruz refirió que, de acuerdo con información del propio tribunal, en promedio una sala dictaba 2 sentencias al mes.

La primera sala, dos sentencias al mes. La segunda sala, 7.5 al mes. La tercera sala, 4. La quinta sala, 4. La sexta sala, cerca de 3.5 sentencias al mes. La séptima cerca de 3 sentencias al mes. No hacían nada.

Mientras que en los primeros meses de su administración sólo se resolvieron 20 juicios en los que la entidad perdió 500 millones de pesos, por lo que “no era ya entendible ni justificable su improductividad”.

Jara Cruz afirmó también que el número de magistraturas era desmesurado, comparado con otros estados del país, ya que estaba conformado por 12 integrantes, comparado con estados como Nuevo León, que tiene casi 6 millones de habitantes y su tribunal está conformado por 8 magistraturas. O Michoacán, que con casi 5 millones de habitantes, cuenta con 6 magistraturas.

Afirmó entonces que los magistrados ahora depuestos constituían una “burocracia dorada”, que gozaba de sueldos “estratosféricos”, como el percibido por el magistrado presidente, que tenía un salario de 3 millones 65 mil pesos al año.

“No hacían nada (…) era una burocracia dorada”, justificó.

Reveló que el exmagistrado presidente, Manuel Velasco, anda de vacaciones en Israel.

Jara Cruz también ventiló que en 2021 y 2022, las y los magistrados se autoasignaron un bono de fin de año de 200 mil pesos y de 400 mil pesos para el magistrado presidente.

Dijo entonces que la elección de las nuevas magistradas y magistrados, que fueron designados por él y ratificados por el Congreso del Estado, representa una “extraordinaria oportunidad para hacer valer los principios de legalidad, eficiencia, austeridad y cercanía al pueblo”.

Confío que el pueblo de Oaxaca “estará vigilante de que las y los nuevos magistrados cumplan con su responsabilidad constitucional y reviertan el rezago histórico existente”.

error: Content is protected !!