Ismael Ortiz Romero Cuevas 

Amigas y amigos lectores, antes de iniciar con la columna de hoy, quiero desearle a todos un 2022 lleno de éxitos y sobre todo, con mucha salud para ustedes y su familia, hoy más que nunca, debemos valorar que eso es el principal tesoro de esta vida.

Y como era de esperarse, me fui a ver en este periodo vacacional la película “Spiderman: sin camino a casa”, donde comprobé algo: Marvel sabe qué es lo que le gustará a su público y no duda en poner eso dentro de sus historias y convertirlo en algo espectacular. Debo decir también, que la ficción de este ‘Hombre Araña’ con Tom Holland encabezando al elenco, es quizá la película más ‘millennial’ del MCU y un ‘fanservice’ al por mayor, todo en aras de que se logre un éxito en taquilla de escalas monumentales, tal y como está sucediendo. Y aunque eso ha sido de los puntos más criticados de esta película, creo que no está del todo mal cuando ese mentado ‘fanservice’ se ve desde otro enfoque: el cuidado de su audiencia, algo que Marvel ha entendido en beneficio de su gran negocio y en un discurso más romántico, para consentir a sus consumidores.

Y es que hay una escena en particular en la que los asistentes de la sala de cine se volcaron en gritos y aplausos por la situación que acontecía en la pantalla, pero este suceso es algo que ya hemos visto en algunas películas de Marvel, por ejemplo, cuando el mismo Spiderman hacia su aparición en la batalla en “Capitán América: Civil War”; o cuando Thor llegaba a hacer justicia en “Avengers: Infinity War”; el grito de “¡Wakanda Forever!” de “Blackpanter” que también fue motivo para trastornar al por mayor de los asistentes, o la frase “Avengers Assemble” que provocó los gritos potentes y la euforia de la audiencia en “Avengers: Endgame”; es decir, Marvel con todo y lo pueril de sus tramas, ha entendido bien qué es lo que el público desea ver en sus películas y simplemente se los da. Esto, ha ocasionado que el llamado MCU, tenga no solo un gran éxito en críticas de la mayoría de sus películas, sino que la audiencia en verdad haga todo un acontecimiento cuando se estrena de algunas de ellas.

Situación diferente prevalece en el DCEU, donde a pesar de grandes éxitos de taquilla como “Batman v Superman: El origen de la justicia”; “Mujer Maravilla”; “Aquaman” o “¡Shazam!”, pareciera que Warner Bros., no acaba de convencerse en el tono y estructura de sus súper héroes pues antes de complacer a su público, desea convencer a la crítica, que no ha sido benevolente en absoluto con ese universo, salvo algunas excepciones. Y a pesar de que Warner ha tenido mensajes clarísimos por parte del público para continuar con su universo de súper héroes y hacer de sus cintas éxitos monumentales, parece ser que sus ejecutivos se empeñan en hacer lo contrario y provocar la ira de quienes pagan el boleto. Y esa recomendación estuvo más que clara el pasado 2021, cuando pese a todo pronóstico e incluso, una especie de auto sabotaje por parte del mismo estudio, “Liga de la justicia de Zack Snyder” resultó un éxito arrollador en las plataformas en donde se estrenó con todo y sus cuatro horas de duración, obtuvo excelentes comentarios de la crítica que la calificó como una de las mejores películas de súper héroes de la historia, y la revista “Forbes” la clasificó como una de las mejores producciones cinematográficas de 2021. Aún con todo eso, Warner hace caso omiso de eso y está enterrando a ese universo que prometía ser igual de épico que el MCU. Y ni al público y creo que ni al estudio, le queda claro el propósito de ‘matar’ ese universo ideado por Zack Snyder. Eso sí, Warner y DC han prometido cintas épicas próximamente como “The Batman”; “Black Adam”; “The Flash”; las continuaciones de “¡Shazam!” y “Aquaman”, la cinta de “Bluebeatle” con la hoy súper estrella juvenil Xolo Maridueña estelarizando y la tercera entrega de “Mujer Maravilla”. Pero todo, aún es promesa.

Y mientras Marvel corrige el camino por desilusiones como “Eternals” que no convenció del todo al público, pero sí a la crítica, Warner trata de hacer lo contrario y trata de reiniciar el universo de sus películas para agradar a la crítica, aunque su público no resulte complacido con lo que presentan en pantalla. Lo cierto, es que el efecto de Marvel en el público resulta una lección no solo de negocios para otros estudios, sino de cuidar a la audiencia que les ha entregado éxitos, pero sobre todo, lealtad en las salas de cine.

columnaalmargen.mx

Twitter:

@columnaalmargen 

@iorcuevas