¿Cómo disfrutar una tamaliza o el Super Bowl sin culpa?

* Conoce las raciones correctas y otras recomendaciones saludables para no excederte y disfrutar este Día de la Candelaria

No hay fecha que no llegue y plazo que no se cumpla, y si en la rosca de reyes te salió el niñito ¡hay que pagar los tamales! Esta celebración es una más de las que tanto disfrutamos los mexicanos, pues es una nueva ocasión para reunirnos con la familia y amigos.

Pero, un momento, ya habías puesto en marcha tus propósitos de cuidarte para controlar tu peso, comer sano y hacer ejercicio… ¿Cómo vas ahora a comer tamales y acompañarlos con atoles? La nutrióloga Ana María González, certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, comparte algunos consejos para disfrutar esta tradicional fecha y mantener el balance saludable de nuestra alimentación.

Disfruta con moderación

En la mayoría de los casos, el problema no es tanto lo que comemos sino las porciones o cantidades que comemos de ese alimento. Un tamal tiene en promedio 400 calorías. Haz las cuentas.  Si te comes dos tamales y un vaso de atole estarías consumiendo unas ¡1,000 calorías! Pero, si comes sólo un tamal, estarás cumpliendo tu antojo sin dejar de cuidarte.

Reemplaza algunos ingredientes. Otra alternativa para disminuir el contenido calórico de la merienda es sustituir ingredientes en la preparación de los platillos y bebidas. Por ejemplo, si acompañas los tamales con frijoles, cocínalos con poca grasa en lugar de refritos; si utilizas crema, que sea baja en grasa. También puedes cambiar el atole por una taza de leche baja en grasa, con cocoa y endulzada con un sustituto de azúcar.

Equilibra tu cena con otros alimentos. Prepara botanas a base de verduras o nueces; acompaña los tamales con una rica ensalada de nopales o rajas; escoge postres a base de frutas naturales o una gelatina baja en calorías.

Pon atención también a lo que bebes. Si decides tomar alcohol, recuerda hacerlo con moderación, procura elegir cervezas bajas en calorías y mezcla tus cocteles con jugos y refrescos sin azúcar para reducir tu consumo calórico. También puedes escoger un ponche de frutas de temporada y ¡no te olvides del agua natural!

Muévete más de lo normal. Te recomendamos hacer un poco más de ejercicio de lo habitual y evitar permanecer sentado. También puedes planear tu merienda con algún juego que implique moverse o simplemente acompáñate de música y ponte a bailar. De esta manera si te excedes en lo que comes lo podrás compensar con movimiento.

Estos sencillos consejos evitarán que comamos en exceso. Recuerda que no se trata de abstenerte o dejar de disfrutar, la idea es tener un consumo inteligente para mantener una alimentación saludable.

error: Contenido protegido !!