Slim, Larrea, Aristegui y Villamil, entre los espiados con Pegasus

Ciudad de México.- Desde las oficinas de la empresa KBH Aplied Technologies Group se espió con Pegasus a empresarios como Carlos Slim, Germán Larrea y directivos de Televisa; pero también a periodistas como Héctor de Mauleón, Carmen Aristegui, Jenaro Villamil, Carlos Loret y Pedro Ferriz de Con.

Así lo sostuvo el testigo protegido Zeus en el arranque del juicio oral contra Juan Carlos García Rivera, acusado de ser operador del software espía Pegasus para el corporativo KBH, una red de empresas fantasma que se utilizó para comercializar en México el programa propiedad de la empresa israelí NSO Group.

Durante el primer día de audiencias en el marco del juicio oral contra García Rivera, el testigo Zeus también sostuvo que el dueño de la empresa KBH, Uri Ansbacher Bendrama, recibía órdenes de los objetivos a espiar directamente del expresidente Enrique Peña Nieto, a quien denominaba como “El Patrón”.

Zeus explicó que los nombres de los espiados con Pegasus aparecieron dentro de un Excel con más de 1,500 registros, los cuales fueron enviados al CISEN.

En la base de datos de Excel se podían encontrar números telefónicos, llamadas de entrada y salida, ubicaciones, fotografías y grabaciones.

El caso

“Zeus” trabajó en el Corporativo KBH, una red de empresas que utilizó el empresario de origen israelí, Uri Emmanuel Ansbacher Bendrama, para vender el software espía al gobierno mexicano durante el sexenio del ex presidente Peña Nieto.

La narración del testigo protegido es que el titular de KBH, en su calidad de proveedor de Pegasus en México, recibía órdenes del expresidente Peña Nieto, de Osorio y de Imaz, para hacer las intervenciones, sin importar si había orden judicial o no.

En tanto, el hoy acusado, Juan Carlos “GR” fungió como Director de Tecnología en la empresa Proyectos y Diseños VME, una de las compañías que vendió el software espía, sus licencias de uso y sus actualizaciones al extinto Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen); a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a la antigua Procuraduría General de la República, hoy Fiscalía. Esas ventas están avaladas y comprobadas con facturas.

“GR” era también el operador principal de Pegasus en México e intermediario en la venta del software espía. Documentos oficiales indican que laboró para distintas empresas de la denominada red Pegasus y de acuerdo con el testimonio de “Zeus”, recibía órdenes directas del empresario Uri Emmanuel Ansbacher, cabeza de la red empresarial.

“Zeus” aportó miles de documentos para identificar a estas compañías, así como una prueba del espionaje que sufrió el ex Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, en su teléfono celular.

Durante cinco años, “Zeus” entregó información a Aristegui Noticias sobre el uso del software espía en México.

El contacto con los reporteros de este medio de comunicación comenzó en junio del 2017 por medio de correos electrónicos que eran firmados con el seudónimo “Cazador de Cazadores”.

Desde sus primeras narraciones y encuentros con Aristegui Noticias, “Cazador de Cazadores” ha sostenido que el espionaje sin orden judicial contra periodistas y defensores de derechos humanos se realizaba desde las oficinas de Corporativo KBH y a petición expresa de tres autoridades federales: el entonces presidente Peña Nieto; su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el entonces director del Cisen, Eugenio Imaz Gispert. A lo largo estos cinco años, jamás varió su narración

Sin embargo, en la primera audiencia del juicio oral que arranca este viernes en el Reclusorio Sur no se tiene previsto una exposición completa sobre la teoría del caso y la FGR se va a limitar a comprobar la acusación que presentó contra Juan Carlos “GR” por el delito de intervención de comunicaciones privadas.

De acuerdo con fuentes oficiales, la estrategia de la FGR desde que se inició la carpeta fue detener al operador principal del software Pegasus, Juan Carlos “GR”, y posteriormente buscar que aceptara un criterio de oportunidad para que después revelara más detalles sobre el espionaje ilegal, incluyendo la participación de servidores públicos de alto perfil que estuvieran involucrados.

No obstante, el ex empleado de KBH y fiel colaborador del empresario Ansbacher Bendrama, se mantuvo en silencio y prefirió ir a juicio antes que revelar más detalles del caso Pegasus, por lo que siempre se negó a colaborar con las autoridades.

Fuente: Agencia

error: Content is protected !!