SAT endurece fiscalización y va por profesionistas y pequeños negocios

Ciudad de México.- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) endureció los sistemas de fiscalización, en especial contra los profesionistas, pequeños negocios y arrendadores de inmuebles, reveló el Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

El presidente de la Comisión Técnica fiscal del CCPM, Miguel Ángel Tavares, explicó que, por ser año electoral, el gobierno no subirá ni modificarán los impuestos actuales, lo que obligará el SAT a “recargarse” en los contribuyentes.

Señaló que el fisco mantiene un monitoreo en tiempo real sobre las cuentas bancarias, pagos de nómina, tarjetas de crédito o débito y en los gastos que realizan dichos sectores, para ubicar y elaborar un expediente de “los malos contribuyentes”.

El especialista explicó que dicha fiscalización está apoyada en sistemas digitales que, después de varios años, cuentan con un importante grado de madurez, para aplicar nuevos sistemas como la minería de datos.

Indicó que esta última estrategia es muy efectiva y permite a la autoridad analizar grandes volúmenes de información, establecer patrones de evasión, elusión fiscal o fraude, para actuar al momento contra los infractores.

“Nosotros, como especialistas, vemos claramente las consecuencias de las acciones de fiscalización que ha emprendido el SAT con la minería de datos, con la automatización de procesos de fiscalización.

“Vemos que los contribuyentes se portan o se portan muy bien, porque aquel que decida no pagar impuestos, activa inmediatamente mecanismos electrónicos y digitales para impedirlo”, advirtió Miguel Ángel Tavares.

¿Por qué SAT va contra profesionistas y negocios?

El presidente de la Comisión Técnica fiscal del CCPM refirió que, después de su estrategia para recuperar los adeudos de los grandes empresas, implementada hace un par de años, el SAT tiene como objetivo reforzar la recaudación en el segmento de personas físicas.
En dicho sector, apuntó, al fisco esta tranquilo con el pago de impuestos de los asalariados, porque las empresas presentan las declaraciones correspondiente de salarios y retenciones de impuestos, para trasladarlo a la autoridad.

Pero, puntualizó, entre los trabajadores o profesionistas que laboran por su cuenta y cobran por honorarios o facturas, así como entre los pequeños negocios o personas que reciben ingresos por el arrendamiento de un local o inmueble, persiste la informalidad y prácticas irregulares, que han sido detectadas mediante la minería de datos.

“De los 62 millones de contribuyentes registrados, cerca de 60 millones son personas físicas y, de este último grupo existen alrededor de 47 millones de asalariados; de esos contribuyentes no me preocupa porque el patrón es quien se encarga de hacer el pago de impuestos, a través de un mecanismo de retención.

“Los restantes 13 millones son personas físicas con alguna actividad empresarial, profesional o de arrendamiento y son los que realmente están tratando de ofertar un empleo y de salir adelante; pero, precisamente es a quienes se les dificulta más cumplir con sus responsabilidades fiscales”, dijo.

Esto último, repuso Tavares, porque hay negocios afectados por la inflación, aumento en los costos de producción o menores ventas, que privilegian el pago de la nómina y la recuperación de su negocio. “Nada menos, hay que voltear a Acapulco, donde con todo y las facilidades fiscales, los negocios tendrán esos problemas para cumplir con el SAT”.

Castigo contra contribuyentes evasores

De acuerdo con la ley vigente, el SAT tiene las siguientes facultades para persuadir, convencer u obligar a los contribuyentes a pagar impuestos:

Envío de correos electrónicos o mensajes en Buzón Tributario, para recodar al contribuyente que se detectó alguna inconsistencia, omisión o irregularidad en la declaración o pago de impuestos.
Requerimientos fiscales que enteran, de forma oficial, al contribuyente del incumplimiento de algún pago, declaración o irregularidad; así como de adeudos, multas, actualizaciones y recargos.
Visitas al domicilio fiscal del contribuyente, con el fin de requerirle los papeles, datos, documentos, informes, bienes o mercancías que permitan a la autoridad determinar si el contribuyente ha dado cumplimiento o no a sus obligaciones y en su caso determinar un crédito fiscal a cargo del contribuyente y/o imponer sanciones.
El embargo de bienes, se realiza con un documento que se llama mandamiento de ejecución, emitido por el SAT para requerir el pago de adeudos fiscales. Con este documento, el SAT acude a tu domicilio y, en ese momento, te solicitan que demuestres el pago de tus adeudos; de lo contrario, se continúa con el embargo de tus bienes, los cuales pueden quedar bajo tu resguardo o ser llevados a los almacenes que para tal propósito dispone el fisco.
Congelar cuentas bancarias del contribuyente, con el fin de persuadirlo a resarcir sus omisiones, solucionar irregularidades y pagar los créditos fiscales, multas, actualizaciones y recargos generados.
La ley establece que, si el contribuyente se presenta de forma espontanea y cumple con sus obligaciones o corrige su situación fiscal, antes de ser requerido por la autoridad, no procede ninguna multa o sanación.

Fuente: Agencia

error: Content is protected !!