PRD pierde su registro a nivel nacional tras 35 años de historia

Ciudad de México.- El Partido de la Revolución Democrática (PRD), que alguna vez fue el mayor representante de la izquierda en México, perderá su registro después de no alcanzar el tres por ciento de los votos en las elecciones federales para presidente, diputados y senadores, de acuerdo con el conteo de votos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Según el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos, un partido que no consiga dicho porcentaje no podrá continuar como organización política.

Con el total de los cómputos distritales concluidos, el PRD obtuvo solo 1,121,018 votos en la elección presidencial, equivalentes al 1.8648 por ciento del total. De estos votos, 1,113,869 se emitieron en México y 7,149 desde el extranjero.

Este resultado quedó muy por debajo del umbral necesario para mantener su registro.

El PRD surgió a finales de la década de 1980, en un contexto marcado por el rompimiento interno del PRI, las crisis económicas recurrentes y la aparición de movimientos sociales en contra del autoritarismo del partido hegemónico.

Fue creado por la unión de varios partidos y asociaciones, incluyendo el Partido Mexicano Socialista (PMS), el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y otros.

La corriente democrática dentro del PRI, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, recibió apoyo de diversos grupos marxistas, maoístas y trotskistas para la campaña de Cárdenas.

El registro oficial del PRD se logró a través de la cesión del registro del PMS, permitiéndole participar en todos los procesos electorales del país.

Primeros triunfos

Bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, quien fue presidente del PRD en 1997, el partido logró sus primeras gubernaturas.

En 1997, Cuauhtémoc Cárdenas ganó la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, y en los años siguientes, el PRD obtuvo varias gubernaturas, incluyendo Zacatecas, Tlaxcala y Baja California Sur.

El PRD continuó expandiéndose y formó alianzas estratégicas con otros partidos. En 2006, Marcelo Ebrard ganó la jefatura de Gobierno del Distrito Federal. Ese mismo año, el partido movilizó una gran protesta para defender los votos a favor de López Obrador, quien perdió la presidencia por un estrecho margen.

En 2010, en coalición, ganó en Puebla, Sinaloa, Oaxaca y Cancún.

En 2012, Miguel Ángel Mancera, candidato del PRD, ganó la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México con una votación histórica. Además, el partido obtuvo victorias en Morelos y Tabasco, consolidándose como una fuerza política significativa en diversas regiones del país.

Desafíos y pérdida de registro

A pesar de su historia y su afirmación de ser “heredero de múltiples visiones y grandes luchas”, el PRD no logró ni el dos por ciento de los votos en las recientes elecciones. Este fracaso electoral significa el fin de su registro como partido político nacional, poniendo fin a 35 años de existencia.

Pese a estos resultados, es importante esperar a que las autoridades competentes den un aviso oficial sobre la pérdida de registro del partido.

Recientemente, Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, publicó en su cuenta de X que los cómputos distritales siguen: Continuamos en la pelea para rescatar votos para el PRD, mencionó el dirigente.

Fuente: Agencia

error: Content is protected !!