Pese a cargada, Sheinbaum afirmó que el “dedazo y tapados” no existen en Morena

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Pese a la cargada gubernamental que ha recibido desde su destape como aspirante a la candidatura presidencial, la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, afirmó en la capital de Oaxaca que el “dedazo” no existe en Morena porque el presidente, Andrés Manuel López Obrador, lo ha desterrado al profundizar la democracia.

Desde el zócalo de la capital de Oaxaca, donde realizó su segunda asamblea informativa rumbo al proceso de definición de la Coordinación de la Defensa de la Cuarta Transformación de la vida pública de México dijo que los “tapados” son una característica del “antiguo PRI”, que ya “prácticamente desapareció”.

Sin embargo, vendedores ambulantes a quienes les dieron permiso para vender en la Guelaguetza 2023, fueron obligados por las concejales Nancy Mota y Deyanira Altamirano a asistir al mitin de Sheinbaum Pardo.

También empleados de confianza, militantes y simpatizantes de Morena, de diputados y ayuntamientos, fueron literalmente acarreados.

Ante sus seguidores, Sheinbaum Pardo lanzó:

“Todos los presidentes en la historia de México, por lo menos en el siglo 20 y 21, habían decidido a su sucesor a partir de su decisión, lo que se le llamaba el dedazo, los tapados, que decía al antiguo PRI, que ya prácticamente desapareció de México. Aquí en Oaxaca se le venció”.

En Oaxaca, donde comenzó su gira, el discurso de la exjefa de Gobierno se centró en las viejas prácticas priistas.

“Los presidentes de antes decidían quién iba a seguir, pero nuestro presidente y nuestro movimiento decidieron que hay que profundizar la democracia porque nosotros hemos luchado por años por la democracia. Nosotros queremos que el legado de AMLO continúe por muchos años”, convocó.

Aseveró que uno de los grandes retos de México es lograr que el legado de la Cuarta Transformación se consolide y se fortalezca con el pasar de los años, porque en el 2006 lucharon contra el fraude electoral.

Durante su reunión con militantes y simpatizantes oaxaqueños, recalcó la importancia de profundizar los cambios logrados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues solo de esta manera se podrá seguir dando garantía a los grandes derechos de las mexicanas y los mexicanos.

“Nosotros queremos que continúe la Cuarta Transformación de la vida pública de México, nosotros queremos que el legado del presidente Andrés Manuel López Obrador continúe por muchos años, ese legado dice por el bien de todos primero los pobres, ese legado que dice que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre, es ese legado que dice el poder sólo es virtud cuando se pone al servicio de los demás”, dijo al repetir el discurso pronunciado en la mañana en el municipio de San Juan Bautista Tuxtepec.

Hizo hincapié en la necesidad de fomentar espacios para la participación democrática e igualitaria, pues de esta manera son los hombres y mujeres de México quienes decidan el destino de la nación.

Durante su mensaje, destacó que con la Cuarta Transformación no solo se incluye al pueblo en las grandes decisiones, sino que además se tienen gobiernos que como prioridad tienen generar bienestar para quienes menos tienen, en especial para quienes han sido víctimas de las grandes desigualdades que por años imperaron en el país, como es el caso de las mujeres, quienes siempre fueron relegadas de la vida pública.

“Nos dijeron mucho tiempo que sólo podíamos estar en ciertos lugares, pero también tenemos derechos, por eso decimos que los sueños de las niñas y las jóvenes pueden cumplirse”.

La exjefa de Gobierno de la Ciudad de México arribó al zócalo capitalino en una tradicional calenda que fue dispuesta por las estructuras de Morena y culminó en un ritual sagrado en el que Claudia Sheinbaum mediante una ceremonia prehispánica recibió el bastón de mando del pueblo tatamandón.

Previo al evento, Claudia Sheinbaum visitó San Pablo Guelatao, Oaxaca, para colocar una ofrenda.

error: Content is protected !!