No reelección notarial

Carlos R. Aguilar Jiménez

Firmó AMLO ante notario público un documento en el que certifica no se reelegirá al finalizar su sexenio como presidente, acción que debe reconocerse si es circunspecto y serio, porque ante el casi infinito poder presidencial, un documento notarial o cualquier compromiso público o personal, no significa absolutamente nada dado que ante nuevas circunstancias o contingencias que estén por venir o sean programadas, los mandatarios argumentando condiciones extremas pueden hacer lo que quieran, incluso impugnar que es por el bien de todos, del país o de la humanidad en general, porque los tiranos y déspotas así actúan, como se demuestra histórica, y actualmente en Venezuela o Cuba, no obstante, si se trata de un compromiso moral auténtico y una promesa honesta, entonces un documento notarial no es preciso.

Si uno se sabe digno, es auténtico y honesto ante cualquier declaración personal u oficial, no hacen falta documentos, porque lo que uno es lo será siempre. La honestidad y respetabilidad de cada persona no se compra ni hace alarde de ella; simplemente se tiene y actúa en consecuencia, así que firmar un documento notarial para decir que no se reelegirá, parece declaración de alguien que supone sus palabras no son fidedignas y su discurso no político no es creíble y tiene que demostrarlo con documentos, actos de fe o firmas notariales, como si el primer ministro de Inglaterra, Suecia o Alemania, el presidente de España o Francia tuvieran que firmar documentos para asegurar a los ciudadanos de sus países que no se reelegirán, y no lo hacen porque respetan sus leyes y constitución sin necesidad de propaganda política, sabiendo que aunque quisieran no se pueden reelegir porque los ciudadanos de esos países son cultos, educados y respetuosos individual y socialmente, así que sería innecesario, superfluo y políticamente incorrecto que en el Parlamento inglés el primer ministro llamara a los medios para que publicaran la firma de un documento notarial para asegurar lo que es obvio y axiomático en su legislación, excepto que esté considerada constitucionalmente como en EU, donde Donald Trump si se puede reelegir o firmar un documento para decir que no lo hará. Lo que es obvio en todo contexto no se tiene que decir porque todo estamos conscientes que así será; en los juegos, competencias, escuela, familia, con amigos, trabajos y cargos públicos todos sabemos que se debe hacer y que no, así que en un partido de beisbol por ejemplo, no se requiere que los jugadores firmen que jugaran limpio, en buena lid y las hostilidades deportivas terminarán exactamente al cumplirse el tiempo pactado, no antes ni después, así que ¿cuál es la necesidad de firmar un acta notarial si se supone que preside limpio y trabaja en buena lid?… a menos que no sea así y nos espere una sorpresa como en Venezuela o Cuba.

error: Contenido protegido !!