Carlos R. Aguilar Jiménez

Frente a la brutal inseguridad que se vive en la ciudad de Oaxaca derivada de la absoluta impunidad de delincuentes comunes y crimen organizado, además de abusos y acoso que cometen individuos clasificados como machos o misóginos en todos los niveles, porque es un hecho que los analfabetos funcionales policías carecen de intelecto o IQ suficiente para tener destrezas y estrategias de seguridad, los habitantes de casas o departamentos tienen que convertir sus domicilios en refugios y  los vecinos organizarse para proteger entre ellos y, si logran atrapar un delincuente o secuestrador lincharlo o quemarlo, como circula una petición en Facebook, porque la policía luego de arrestar lo liberará argumentando respetar sus derechos humanos, que deben ser inhumanos, por lo que ante esta infame situación, autoridades y padres de familia del CBTis 26 y Secundaria Federal 1, de la zona de san Felipe, realizaron ayer una marcha de protesta para exigir a las autoridades protección y seguridad para sus estudiantes, especialmente para las niñas quienes frecuentemente son acosadas o asaltadas por maleantes de la zona, quienes realizan sus fechorías sin problema alguno.

Es un hecho que los policías no se dedican a proteger y salvaguardar la tranquilidad de la población; lo que hacen felizmente todos los días es extorsionar a parejas de enamorados, borrachines, motociclistas, automovilistas pobres con coches viejos y ciudadanos indefensos, como me consta sucede a diario en la Vía de Copérnico del cerro del Fortín y estacionamientos del mirador, Planetario y Observatorio, donde diario policías viales en pareja a bordo de motocicletas llegan intempestivamente con linternas a iluminar coches con tripulantes a los que de inmediato bajan y despojan, convirtiéndose la practica en jugosos negocio porque su cuota no es menor a 500 pesos, rehuyendo su principal obligación que es salvaguardar a la población, principalmente a mujeres y niñas. Sin defender a los policías incluidos sus jefes, porque no lo merecen al no cumplir con su obligación ética e institucional, es cierto también que no tiene caso detengan delincuentes incluso en flagrancia porque solo los encarcelan horas y, tampoco pueden hacer arrestos utilizando la fuerza porque serán condenados por Derechos Inhumanos pudiendo perder su empleo, así que les conviene más hacer como que cumplen, sin cumplir realmente, en un circulo corrompido que ha llevado a la sociedad a temer más a policías que a delincuentes, derivando esta situación en hartazgo de la población que solo se puede evidenciar con marchas como la de la secundaria Federal 1 y CBTis 26, que para muy poco servirá, porque la extrema corrupción de la policía vial y de seguridad es exagerada, como se comprueba con estadísticas, la  opinión pública y la marcha realizada ayer ante la impunidad e inseguridad que a diario se vive en esa zona y todo Oaxaca, y aunque el gobierno diga que tiene otros datos, las evidencias y realidades son irrefutables.