Informe de Gobierno


Carlos R. Aguilar Jiménez

Siempre con datos que le convienen, porque normalmente tiene reseñas diferentes de los que compilan instituciones autónomas, en las que el gobierno difícilmente puede intervenir, como las estadísticas científicas o controladas del INEGI, el presidente de México publicó su primer informe a la nación, aunque los datos de El dicen es el tercero, informando a los ciudadanos mexicanos que el país esta cambiando, que ya está erradicando la corrupción, que la moral de los ciudadanos es mejor que antes, y aunque no hay recesión económica y el país no creció en calidad de vida nada este año, para el y sus seguidores estamos mejor que antes, porque ahora los ninis y adultos mayores reciben su dádiva mensual, los expresidentes no tienen pensión, canceló la construcción de un aeropuerto que únicamente utilizarían los ricos que viajan en avión; los mayas tendrán su tren y se construye una refinería en Tabasco que en breve será obsoleta ante la próxima e inminente utilización de vehículos híbridos y eléctricos que sustituirán los de gasolina.

Se informó a la población de acciones que dice el presidente son la 4 transformación, en su afán protagónico propio del desconocimiento historiográfico de la población con bajo nivel académico respecto de sucesos importantes ocurridos en este país desde hace siglos, sin embargo, lo cierto es que, como ejemplo: no ha bajado el precio de la gasolina, no se ha vendido el avión presidencial que cuesta muchísimo dinero la renta diaria del hangar donde se guarda, nuca fue digno para defenderse las instrucciones que le dio Trump para detener a migrantes centroamericanos, no han crecido los empleos, se acabó el poco apoyo que había para cultura, ciencia y tecnología, el desabasto de medicinas en hospitales es maligno, la falta de apoyo a niños con  cáncer es criminal, la seguridad está peor que nunca por el incremento en crímenes, asaltos, secuestros y todo lo que dijo se acabaría en su sexenio, tampoco hay más oportunidades para los jóvenes excepto por sus dádivas que les sirven para comprar sus six de ocho o caguamones, no obstante, lo que ha dicho la primera ministra de Alemania es una sentencia lapidaria: “Los presidentes no heredan problemas. Se supone que los conocen previamente, por eso se hacen elegir para gobernar con el propósito de corregir dichos problemas y culpar a los antecesores, es una salida fácil y mediocre”, por lo que culpar de todo a Peña, Calderón o Fox y Salinas, es un argumento pobre frente a los resultados después de casi un año de gobierno de desencanto, excepto para los que reciben sus dádivas del dinero de los impuestos de la gente que trabaja y promueve la economía nacional, porque el gobierno no crea riqueza, solo la distribuye para convertirla en pobreza, y es que como todos sabemos, según las leyes de Murphy, lo que mal empieza, mal acaba, porque hasta hoy únicamente han empezado bien las promesas, no los resultados esperados y el tiempo pasa muy rápido.

error: Contenido protegido !!