Fiesta de libros y mujeres

Martín Vásquez Villanueva

Un libro es siempre un horizonte nuevo. Despierta nuestra curiosidad y nuestro afán de investigar, nos informa, nos da a conocer el ancho mundo y a las personas que lo habitan, nos transporta en el tiempo, despierta nuestras emociones y nos enseña a pensar. Un libro libera la mente y de ahí su importancia en nuestra vida.

Por eso hay que celebrar la realización de un acontecimiento tan relevante como la edición 39 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, que engalanó nuestra vida cultural durante la semana pasada y que ayer domingo fue clausurado. Se llevaron a cabo 500 actividades, entre presentaciones de libros, lecturas, foros, mesas redondas, artes escénicas y un total de 18 conciertos, con la participación de una verdadera legión de invitados de lujo, entre escritores, ilustradores, periodistas, cuenta cuentos, músicos, actores, artistas visuales, editores, libreros y distribuidores.

Cuando fui diputado federal apoyé a Guillermo Quijas en la realización de la FILO 2014, que tuvo como país invitado a Colombia, con un homenaje especial a Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis. Tuve el privilegio de participar en la inauguración, con la lectura de un texto en que me atreví a hacer un paralelismo entre mi tierra natal, el Istmo de Tehuantepec, y el legandario Macondo. Para entonces la feria ya estaba plenamente consolidada y había crecido sustancialmente desde sus inicios en 1975.

Este año fue distinto, en el sentido de que la FILO no tuvo un país invitado: fue dedicada, muy oportunamente, a las mujeres, cada vez más presentes y más protagonistas en el mundo de las letras. Según plantearon los organizadores, la feria dirigió la mirada “hacia quienes se han posicionado como punta de lanza en procesos de cambio y de construcción de la libertad: las mujeres.”

Organizada por el Fondo Ventura, A.C., la FILO tuvo la asesoría independiente de un comité formado exclusivamente por mujeres de letras: la traductora y escritora Tanya Huntington, la escritora y editora Isabel Zapata, la escritora y artista visual Verónica Gerber, la poeta Yolanda Segura, la escritora Jazmina Barrera y la lingüista y activista mixe Yásnaya Aguilar. El Programa Literario conformado por este comité gravitó en torno al ciclo denominado “Escrituras para reinventar la vida”.

Porque es cierto: nos urge reinventar la vida para dejar atrás las iniquidades que han lastrado históricamente la condición de las mujeres. Hay que dejar atrás el machismo machacón que empaña las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres, que bloquea perniciosamente el acceso de las mujeres a los puestos de poder y que regatea a las mujeres el crédito debido en tantas actividades creativas, no sólo en la literatura y las artes sino también en la ciencia, la medicina, la filosofía, el deporte. Y hay que reinventar la vida para dejar atrás la violencia de toda índole hacia las mujeres y la cobarde maldad del feminicidio. “La insurrección de las mujeres alrededor del mundo —se lee en el programa de la feria— e intervenciones feministas recientes en el medio literario y las artes en general nos obligan a considerar la literatura como un territorio en disputa: ese espacio en el que se construyen algunos de los modelos de quiénes somos y, más importante aún, de quienes podríamos ser.”

Asistí a algunas presentaciones y me di varias vueltas por los stands de la feria en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca. Aquello era un mundo de gente y un vértigo de palabras. La feria es un escaparate privilegiado para ver lo que está ocurriendo en el mundo de la literatura y ahora, con tantas autoras que hay por conocer, no pude aguantarme y, como ocurre siempre que va uno a la fiesta de los libros, salí cargado de títulos. Caray, como dijo famosamente el rockero Frank Zappa: “Tantos libros, tan poco tiempo”.

Así que no puedo más que felicitar lo más enfáticamente posible a la FILO 2019 por haber dedicado su edición 39 a las mujeres, pero sobre todo quiero felicitar a las mujeres que la hicieron posible y mayormente la protagonizaron, esperando que su mensaje contestatario y de renovación reverbere en nuestros oídos por mucho tiempo y verdaderamente impulse el cambio esperado en la condición de las mujeres en nuestra sociedad.

Twitter: @martinvasquezv

error: Contenido protegido !!