Carlos R. Aguilar Jiménez

Como bien sabemos y experimentamos casi a diario respecto que en Oaxaca no existe gobierno que se respete ni autoridad digna que aplique las leyes, entonces cualquier grupo de resentidos sociales, principalmente disque estudiantes de la Normal, aprovechando la inexistencia de estado de derecho y la facilidad con que humillan al gobierno y director del IEEPO, secuestraron el aeropuerto, violando leyes federales, obligando a las aerolíneas a cancelar todos sus vuelos y a los viajeros a buscar opciones para entrar o salir de la ciudad; algunos decidiendo incluso no venir nunca más, porque en Oaxaca todos sabemos es suficiente con reunir a unos cuantos bandidos que se digan estudiantes (futuros profes) para desquiciar las actividades de gente que trabaja honesta y dignamente.

Los delincuentes normalistas saben bien que pueden intimidar y amenazar, poner de rodillas, a los funcionarios burócratas, para conseguir lo que quieran. Consiguieron evitar la imposición de redes curriculares garantizando sus planes alternos de las 11 normales, de las generaciones llamadas de transición,  mejoras para sus planteles y, lo más importante, becas (dinero) que beneficie a los pseudo estudiantes que saben muy bien con chantaje y violencia pueden conseguir lo que sea, tal como acaba de suceder y seguirá ocurriendo, porque en Oaxaca y México en general, se ha dicho que son preferibles los abrazos a la aplicación de la ley como consecuencia directa que ningún funcionario o directivo se va a atrever a aplicar la ley y castigar a los delincuentes disfrazados de luchadores sociales o normalistas, para evitar se les considere: represores, tiranos o déspotas, porque desde octubre de 1968, luego de la represión extrema del gobierno contra estudiantes manipulados por líderes con oscuros intereses comunistas, que pretendían boicotear las olimpiadas, ningún futuro gobernante aplica la ley con todas sus consecuencias, porque ¡quien lo haría? Si lo que a los políticos y gobernantes, que no son estadistas, lo que menos importa es el bienestar del país o la gente, sino los privilegios de su partido político, sus amigos y familiares o su ideología, como sucede actualmente al imponerse una tendencia populista que al polarizar a la sociedad, denostando a los triunfadores sociales como fifís y alabando a los fracasados como pueblo bueno, quienes no tienen nada que perder y carecen de autoestima, se atreven y animan en total impunidad a dañar a los demás, secuestrando el aeropuerto o robando autobuses y saqueando camionetas repartidoras para luego ir a embriagarse al auditorio de la normal, dañando a los “ricos”  que viajan en avión, porque la ideología populista es polarizar y darle todo lo que quiera al pueblo bueno, por lo que la formula esta dada: buscar resentidos sociales y darles una bandera de luchadores populares para poner de rodillas al gobierno y conseguir todo, secuestrar una caseta de peaje y embolsarse en impunidad en seis horas medio millón de pesos, porque como saben los delincuentes normalistas, jamás se aplicarán las leyes, que en Oaxaca, igual que el gobierno, son como floreros o muebles inservibles.