Ismael Ortiz Romero Cuevas

Desde finales de 2019, la cantautora, productora, directora musical y arreglista Mariah Carey anunció que este 2020, sería un año de festividades en grande, pues celebra tres décadas de carrera. Pero como a todos, la pandemia de Covid-19 le tomó por sorpresa y de esa enorme conmemoración que ella y la discográfica Sony Music tenían preparada, poco se pudo hacer, redireccionando muchos planes entre los que se encontraban el lanzamiento de un disco con temas inéditos.

En mayo pasado, Carey anunciaba que se cumplían 30 años de que su disco debut salió al mercado, uno de los más aclamados en la historia de la música tanto por críticos especialistas como por el público. A partir de ese acontecimiento, la vocalista oriunda de Long Island informó que, pese a la emergencia sanitaria la celebración de esos seis lustros de carrera, no pasarían desapercibidos. Y desde entonces, anunció que saldría a la venta el libro con sus memorias, donde relataría con lujo de detalles su ascenso al estrellato, su complicada vida, sus amores, el boicot por parte de su exmarido y entonces presidente de Sony Music, Tommy Mottola y su impresionante ‘revival’ en 2005. El 29 de septiembre, salió entonces a la venta “The Meaning Of Mariah Carey”, texto que a las pocas semanas de lanzamiento se convirtió en ‘best seller’, ocupando el puesto número uno de la lista que publica el periódico The New York Times.

Pero también, a finales de julio de este año Mariah anunció en sus redes sociales que una producción discográfica nueva venía en camino y lanzó el primer corte del que sería esa producción: “Save The Day”, un tema con una letra esperanzadora que se apega muy bien a los tiempos que vivimos actualmente. La gran sorpresa, fue que la canción cuenta con la colaboración de la legendaria Lauryn Hill haciendo el ‘sampleo’ del tema “Killing Me Softly” que ella interpretó cuando era la vocalista de The Fugees. El ‘track’ fue ampliamente elogiado por la crítica quienes exaltaban el gran arreglo y la letra de la canción. Poco después, supimos que el nuevo disco de la diva sería un disco doble que representaría un experimento que incluiría algunas canciones que fueron desechadas de sus trabajos anteriores, algunos lados “B” de icónicos ‘singles’ y que no tuvieron ni la mínima difusión, algunos ‘bonus tracks’ de edición limitada y la versión original de “Loverboy” con todo y el ‘sample’ que Tommy Mottola le robó y se lo puso en un tema de Jennifer López; y lo bautizó como “The Rarities”, es decir, las rarezas.

El disco uno consta de 15 de estos temas que si bien no son inéditos, tienen la cualidad que poseen la calidad y fuerza necesarias para convertirse en ‘singles’; el disco dos del álbum, es una grabación en vivo que corresponde al concierto que la megaestrella dio en 1996, en el Tokio Dome, en Japón y donde se contienen cortes icónicos de la cantante hasta el disco “Daydream”. En el disco uno, es decir, en las rarezas encontramos temas como “Here We Go Around Again”, ‘track’ que fue el primer demo de Mariah o “Can You Here Me”, pieza que Carey compuso junto al legendario Barry Mann para que fuera interpretada por Barbra Streisand y que por cuestiones legales, no sucedió. Se incluyen también “Lullaby Of Birdland”, una pieza clásica del jazz y que Carey interpreta en vivo durante el “Elusive Chantuse Tour” en 2014, así como “Everything Fades Away”, ‘bonus track’ del disco “Music Box” que solo se editó en Europa y Japón y “Slipping Away”, lado “B” del sencillo “Always Be My Baby” y que no tuvo ni una sola oportunidad en la radio entre otros más. El recorrido en “The Rarities” se convierte en un viaje de sonidos que nos remontan a la década de los noventas, pasando por canciones con un corte poderoso de R&B como “Cool On You” que fue descartado para el disco “E=MC2” o la versión acústica de “Close My Eyes”, uno de los temas más personales de la diva; es decir, podemos apreciar de manera detallada la evolución de su estilo musical.

“The Rarities” se compone en efecto, de esas rarezas musicales que no formaron parte del extenso catálogo oficial de la cantante por alguna razón, y que se convirtieron, algunas en leyendas sobre su existencia o bien, que no se podían escuchar tan fácil por su lanzamiento restringido. Sin embargo, estas piezas hoy integran un disco que está siendo la sensación tanto de plataformas como de ventas, pues esas canciones que no debieron estar en un disco hoy aparecen en uno; es decir, “The Rarities” es un disco que, por su naturaleza, no debió haber existido.

Carey es también una de las artistas que cuenta no solo con un ejército de fanáticos en todo el mundo, sino también de un gran número de ‘haters’ que critican todo lo que hace, sin embargo, ha sido tal la calidad de este material así como las halagadoras críticas de las que ha sido objeto, que esta vez, se quedaron sin argumentos; demostrando nuevamente, el motivo por el que después de 30 años de carrera, Carey sigue teniendo dominio, sigue siendo influencia y se encuentra completamente vigente en el mercado musical. Mi Twitter: @iorcuevas.