Carlos Villalobos 

La desigualdad de acceso a dispositivos inteligentes, así como a la red, es la Brecha Digital y este fenómeno no discrimina por edad, aún cuando se piense que las nuevas generaciones nacieron con el internet.

La brecha digital en México, no solamente es alimentada por la desigualdad que continúa permeando a comunidades mexicanas en pleno siglo XXI, además de claro la infraestructura deficiente e insuficiente para poder llevar acceso a internet a todos y cada uno de los rincones del país, a todo esto habría que sumarle la actual crisis de chipsets a nivel mundial, lo cual provocará un aumento en los precios de dispositivos inteligentes generalizado, provocando el encarecimiento de la tecnología que de por sí era difícil de acceder.

Esta falta de acceso, o de la menos contar con dispositivos que den acceso a internet, no solo provocan desconexión de una realidad cada día más interconectada, provocan también la pérdida de oportunidades de trabajo o simplemente no poder acceder a información para tomar decisiones tan rutinarias como el precio de los productos de la canasta básica, por ejemplo.

Ante este panorama poco esclarecedor, Congregación Mariana Trinitaria, por sus siglas CMT, ha implementado el Programa de Tecnología y Conectividad, con el cual busca que todas y todos puedan acceder a la red, así como a dispositivos inteligentes y de esta forma contar con mejoras en su vida, desde lo económico, hasta lo personal.

Dicho programa plantea que CMT brindará hasta el 80% del costo total de planes de datos y telefonía móvil de todos los beneficiarios, así como la dotación de un subsidio de hasta el 30% para la adquisición de dispositivos inteligentes.