Niño de primaria en Torreón mata a maestra y lesiona a 6 más; se suicidó

Torreón.- Durante la mañana de este viernes se registró un tiroteo dentro de un colegio privado en Torreón, Coahuila, donde un menor de 11 años de edad abrió fuego contra varios de sus compañeros, dejando un saldo de una profesora muerta y seis lesionados más. Posteriormente, el infante se quitó la vida.

Más tarde, el gobernador de Torreón, mediante una conferencia de prensa, apuntó que el niño autor del tiroteo, pidió permiso para ir al baño y fue ahí que se cambió de ropa, donde se colocó un pantalón negro, tirantes y una camiseta con la frase Natural Selection, la cual, tras los hechos, ha sido relacionada con un videojuego del mismo nombre, donde los personajes tienen que asesinar a otros.

No obstante, a través de redes sociales, el hecho se ha relacionado con un tiroteo ocurrido en 1999 en una escuela de Denver, Colorado, donde uno de los autores, Eric Harris, vestía de la misma manera que el infante de Torreón. Debido a ello, se cree que el niño se podría haber inspirado en los sucesos de Estados Unidos.

¿Pero qué fue lo que ocurrió en la matanza de Columbine en 1999?

Eric Harris fue uno de los autores de la masacre en una secundaria en Colorado junto con su cómplice Dylan Klebold, la cual hasta el momento ha sido una de las más grandes en Estados Unidos.

El tiroteo ocurrió en la Escuela Secundaria Columbine el 20 de abril de 1999 y dejó un saldo de 13 personas muertas y 24 heridos, además de que posteriormente ambos autores se quitaron la vida.

El día de la matanza, Eric y Dylan llegaron a la secundaria vistiendo dos gabardinas negras que cubrían las armas que llevaban, ahí se sentaron a esperar la detonación de bombas que habían colocado anteriormente.

Sin embargo, las bombas no estallaron, por lo que ambos decidieron entrar a la escuela y comenzar a disparar a quien se le cruzara en su camino.

Además Harris portaba una playera de color blanco que decía “Natural Selection“, mientras que Klebold utilizaba una que decía “Ira“.

Hasta el día de hoy se siguen haciendo investigaciones para determinar la motivación que los dos muchachos tuvieron para cometer la matanza; sin embargo, aún no hay nada concreto.

Testigos señalan que ambos lucían aparentemente inofensivos, tenían familias normales y vivían bien, incluso eran respetuosos y educados.

No obstante, algunos han llegado a declarar que ambos sufrieron de bullying en la secundaria y eran aficionados a juegos “góticos” de fantasía, pero nada está confirmado.

Fuente: Agencia