Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se encuentra de regreso en Palacio Nacional, luego de que ayer se le realizó un cateterismo cardiaco en el hospital central militar de la Sedena.

Explicó que hace 15 días hizo una prueba de esfuerzo y los médicos decidieron que tenía que hacerse un cateterismo, pero que se atrasó por su contagio de COVID-19.

Indicó que, tras la revisión, los médicos encontraron que estaban bien sus arterias y sin obstrucción, por lo que le dijeron que puede hacer su vida normal y que se puede “aplicar a fondo”.

“Hay presidente para un tiempo, el necesario, indispensable, el básico para llevar a cabo los cambios y la transformación”, dijo en un video.

López Obrador señaló que tiene un testamento político porque no puede gobernar el país y actuar con responsabilidad, con los antecedentes de infarto que tuvo, la hipertensión y su trabajo intenso, sin tener en cuenta la posibilidad de perder la vida.

“Cómo queda el país, tiene que garantizarse la gobernabilidad, entonces tengo un testamento para eso, no va, creo yo, a necesitarse y vamos a seguir juntos queriéndonos mucho”, dijo.

Agregó que debe de continuar con la transformación del país, entregar la banda presidencial en 2024 y concluir lo que se tiene en proceso.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ingresó la mañana de este viernes al hospital central militar de la Secretaría de la Defensa Nacional, para un cateterismo cardiaco, informó la Secretaría de Gobernación.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, sostuvo que por los antecedentes del presidente se le realizan estudios preventivos cada seis meses (laboratorio, electrocardiograma, prueba de esfuerzo y/o tomografía).

El 3 de diciembre de 2013, Andrés Manuel López Obrador fue intervenido por un infarto al miocardio.

Fuente: Agencia