México requiere modelo educativo que no premie méritos políticos-electorales: Máynez

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- En Oaxaca, el candidato presidencial del partido Movimiento Ciudadano (MC), Jorge Álvarez Máynez, planteó que el país requiere un modelo educativo que no premie méritos políticos-electorales que provoque que los educadores no dejen de ser maestras y maestros para garantizar su continuidad, bienestar y ascenso.

Y en medio de las movilizaciones y acciones radicales de los y las trabajadores de la educación en el país, entre ellas la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) para que el Gobierno Federal y Estatal les cumpla su pliego petitorio de demandas, pidió debe dejar de hacer un manejo político, un manejo electoral de la educación en el país”.

Este jueves, el candidato presidencial arribó a la capital de Oaxaca para sostener un encuentro con estudiantes de la Universidad La Salle, ante quienes les explicó sus propuestas de campaña y respondió a una serie de preguntas en materia de salud, economía, empleo, seguridad, economía y educación.

A pregunta expresa de una alumna de la Universidad La Salle lamentó que las infancias han sido invisibilizadas porque no votan, debido a que el problema en México es que todo se ha construido desde la visión clientelar de cómo se mantiene el control del poder y no desde la visión social de prosperidad y cambio.

A su juicio, no se contraponen los derechos, la posibilidad de desarrollar y el apoyo que debe de tener una normalista o un normalista, con los que deba de tener un egresado de Ciencias de la Educación o Pedagogía.

De acuerdo a Álvarez Máynez, el error del sexenio de Enrique Peña Nieto fue intentar desmontar el sistema de control educativo para instaurar otro.

Recordó que en sexenios priistas, estaba instaurado el líder histórico del magisterio, Carlos Jonguitud Barrios, quien fue derrocado con la premisa de eliminar el charrismo sindical y en su lugar colocaron al Elba Esther Gordillo “y fue lo mismo, hoy está otro dirigente y sigue sin cambiar el sistema educativo”.

“Lo que se tiene que cambiar es el modelo educativo”, planteó.

Álvarez Máynez propuso cambiar el sistema educativo a constructivista.

El candidato presidencial propuso una carrera docente, como sucede en países que han tenido un éxito educativo que no premie méritos políticos, méritos electorales e incluso que no haga que los maestros y maestras tengan que dejar de ser maestras y maestros para garantizar su continuidad, bienestar y ascenso.

Refirió que su hermano es profesor en Inglaterra, donde no pagan más por ser directivo o maestro. Se garantiza la educación capacitándose, dando resultados de los alumnos y buena gestión.

Álvarez Máynez destacó que ahí, la carrera magisterial se da en los procesos de formación docente, enseñanza y evaluación, donde los maestros temen a ser corridos.

Lamentó que en el caso de la reforma educativa de Peña Nieto, se implementara esa medida porque deben de implementarse incentivos.

El candidato presidencial admitió que en el sistema educativo del país deben aplicarse exámenes de oposición no para correr a las personas, sino para contratar a nuevas.

Asimismo, consideró que se deben de incorporar todas disciplinas profesionales involucradas en los procesos de enseñanza-aprendizaje. “Se debe dejar de hacer un manejo político, un manejo electoral de la educación en el país”.

Aseguró que ese escenario se logrará si se transforma el modelo educativo, “porque un modelo constructivista va a poner el énfasis en las niñas y los niños”.

Álvarez Máynez lamentó que, cuando se habla de maestros, se dice que participan en tomas, paros y tienen defectos.

Cuestionó entonces: “Dónde se educaron, dónde aprendieron los maestros”.

De la misma forma criticó que el modelo educativo en México ha privilegiado el adoctrinamiento por encima de la formación de capacidades.

“Entonces cuando eres niño en México, los libros de texto te dicen que Porfirio Díaz era un villano y tal fue un héroe y te van montando una visión ideológica, una visión adoctrinal sobre la historia, los problemas y procesos sociales del país”, reprobó.

Insistió que las infancias no tienen por qué ser adoctrinadas en las escuelas. Tendrían que formarse capacidades para el lenguaje, matemáticas y los problemas que van a enfrentar en la vida.

“A eso me refiero con una revolución educativa en la que tienen que ser incluidos los egresados porque se pone énfasis en un cambio pedagógico”, planteó ante la comunidad universitaria.

error: Content is protected !!