Leonardo perdió a su esposa en la Mixteca, sus hijos convalecen; exige indemnización

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Leonardo Núñez Morales, víctima sobreviviente del accidente del autobús de pasajeros en Magdalena Peñasco, Tlaxiaco, en la región de la Mixteca, exigió a la empresa Autotransportes Yosondúa la indemnización de su esposa, quien falleció en el lugar, además de cubrir los gastos de sus hijos lesionados.

A falta de indemnización por parte de la empresa, solicitó a las autoridades estatales su apoyo para poder exigir a Autotransportes Yosondúa hacerse responsable no sólo de su caso, sino también de las otras 28 víctimas mortales y 19 heridos.

El pasado 5 de julio, la vida le cambió a Leonardo, quien aún con golpes y lesiones en su cuerpo por la caída mortal del vehículo en un barranco de unos 30 metros de altura, rememoró las trágicas escenas de los pasajeros que gritaban al chofer: “Para el autobús”.

Leonardo relata que aquel día –de los peores de su vida– salió entre los fierros retorcidos de la unidad que cayó detrás de la iglesia de la comunidad de Magdalena Peñasco.

“Yo la verdad no pude ver a mi esposa, ella murió dentro del autobús, yo a los únicos que pude ver fueron a mis hijos”, relató el hombre quien cuenta con un pequeño negocio de tacos de carnitas en Chalco, Estado de México.

Ese día, aseguró, se trasladaban a la comunidad de Santa Catarina Yosonotú, lugar en donde también radica y en donde dos de sus hijos –Dilan de ocho años y Alison de seis– asisten a la escuela e iban por las clausuras del ciclo escolar.

En tanto, su hija Yesenia, la mayor, estudia el bachillerato en Chalco.

El hombre, únicamente recuerda que en Tlaxiaco al chofer se le dificultaba una de las velocidades del camión. “Yo si ví que el chofer estaba batallando con la velocidad. Yo creo que el autobús se fue directo a la barranca con el mismo peso. Cuando sacaron a mis tres hijos ya no me dejaron estar en el lugar de los hechos, yo le gritaba a mi esposa Dulce Abigail”.

Por sus lesiones fue trasladado al hospital de Tlaxiaco, mientras que su esposa Dulce Abigail de 26 años de edad fue trasladada por una funeraria hasta el Estado de México, de donde es originaria y en donde fue sepultada.

“Sabemos que el Gobierno del Estado pagó el traslado de la carroza de mi esposa y de los que perdieron la vida, pero la empresa no se ha hecho cargo de los gastos”, reclamó.

Tras el accidente, uno de sus hijos se encuentra internado en el Hospital de la Niñez, por lesiones en la cadera que le dejarán secuelas y tendrá que recibir rehabilitación para poder caminar bien.

Su hija Alison recibe atención medica en el Hospital Civil, señaló que tiene lesiones en los brazos y pies.

error: Content is protected !!