Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- En medio de conflicto y disputa de la dirección de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, el rector, Cristian Eder Carreño López, llamó al dialogo a las partes, pero aclaró que cuando se acordaron las mesas de diálogo, jamás comprometió un reconocimiento de manera unilateral.

Actualmente, Gerardo Velasco Soriano, director depuesto, con el apoyo del exrector, Eduardo Martínez Helmes, han provocado inestabilidad en la máxima casa de estudios, cierre de escuelas, facultades y calles para presionar a la autoridades al reconocimiento del director desconocido por el consejo técnico.

Por su parte, el Consejo Técnico designó a Mauro Pérez Carrasco como el nuevo director de la FCA.

Ambos grupos se han enfrentado a golpes y empellones por el control de la facultad. Velasco Soriano ha contado con el apoyo del exrector, Martínez Helmes, quien es procesado por el delito de daño a la hacienda pública por más de 90 millones de pesos y ha violado su arraigo domiciliario.

Por su parte, Pérez Carrasco cuenta con el apoyo de la rectoría a cargo de Carreño López, Abraham Martínez, padre del exrector, Eduardo, así como del alcalde capitalino y exrector, Francisco Martínez Neri.

Ante los hechos suscitados este martes en las instalaciones de Ciudad
Universitaria, el rector de la UABJO, Lopez Carreño, afirmó que desde el inicio de dicha situación, “hemos sido respetuosos de los procesos internos de cada Facultad y hemos llamado reiteradamente al dialogo a ambas partes”.

No obstante, aclaró que cuando se acordaron las mesas de diálogo, jamás
comprometimos un reconocimiento de manera unilateral.

Lopez Carreño recalcó que son sabedores que hay instancias, como el Consejo Técnico de cada Facultad quien tiene la responsabilidad y la atribución de llevar a cabo los procesos apegados a la legalidad universitaria, salvaguardando los derechos de catedráticas, catedráticos y estudiantes.

Por lo tanto, privilegia siempre la búsqueda de la estabilidad y la conciliación al interior de la Máxima Casa de Estudios y exhortó a anteponer los intereses de la Universidad y la Academia, para que la Facultad de Contaduría y Administración siga sus
actividades académicas y administrativas.