Se registró un conato de bronca entre triquis y policías municipales cuando los inspectores intentaron retirarles los artículos que han puesto a la venta en el zócalo.