Vendedores no acataron el llamado “miércoles sin ambulantes” y se instalaron en el zócalo, la alameda de León y el andador Turístico para aprovechar la presencia de turistas en la capital oaxaqueña.