A un año de la masacre de Huanzantlán del Río, familiares de los 15 asesinados y desplazados, además de organizaciones sociales, acusaron que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca no ha aplicado las leyes y el caso se mantiene en la impunidad.