Repartidores exigen que se mejoren las condiciones de seguridad, pues son víctimas de robos a mano armada y con violencia. Ante las condiciones aseguran que están dispuestos a detener a los delincuentes si las autoridades no actúan.