En el zócalo de la ciudad se observa a personas que continúan con sus actividades normales, pese a las recomendaciones de resguardo domiciliario ante la emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19.