Elementos del Ejército y la Guardia Nacional quitaron las piedras que dejaron los deslaves en el camino a San Juan Ozolotepec, donde hubo más daños por el sismo del martes pasado.