Templos de la capital lucieron vacíos en el Domingo de Ramos que antecede a la Semana Santa, algunas personas acudieron a orar, pero las actividades religiosas están suspendidas por la pandemia del Covid-19.