Integrantes del “Jardín del Arte” del parque Labastida desconocieron a Manuel Orozco, quien pretende apoderarse de este espacio, y para lograrlo trata de manipular a los artistas, su obra y genera conflictos.