La Policía Municipal desalojó a los comerciantes que habían tomado el estacionamiento de la Central de Abasto, lanzaron gas lacrimógeno y utilizaron equipo antimotín para tomar el control de este lugar, mientras los manifestantes exigían diálogo.