Calles de la ciudad lucen semivacías. Pocos habitantes caminan por las calles o viajan en sus unidades de motor, la mayoría con cubrebocas. Los negocios están cerrados ante la contingencia por el Covid-19.