El arzobispo llamó a vivir con amor y misericordia a pesar de las afectaciones que genera la pandemia del Covid-19, para tener mejores condiciones y un cambio de actitudes, en el marco del festejo de la resurrección de Cristo.