Exhiben a funcionario del Congreso entregando apoyos con imagen de Sheinbaum

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- La batalla por la “Silla Presidencial” del país llegó al Congreso de Oaxaca y puso de relieve la presunta entrega de despensas e insumos por parte del director de Gestión Social del Poder Legislativo, Edel Porras Vásquez, utilizando la imagen de la candidata presidencial de la 4T, Claudia Sheinbaum Pardo, en lo que sería una clara coacción del voto.

En defensa de su candidata presidencial, la diputada de Morena, Leticia Soto Collado, presentó en las pantallas del salón de plenos del Congreso, un video de Pablo Sánchez Gálvez, hijo de la candidata presidencial opositora, Xóchitl Gálvez Ruiz, en el que se observa insultando a personal de seguridad de un bar de la Ciudad de México, en estado alcohólico.

El video –aún cuando data de hace un año– fue utilizado para denostar a la candidata del PRI-PAN-PRD. Ello, a pesar de que, según encuestas a candidata de Morena, Claudia Sheinbaum Pardo lleva amplia ventaja frente a Gálvez Ruiz.

Entre dimes, diretes y ante las presuntas ilegalidades exhibidas en fotos proyectadas en las pantallas del Congreso, la diputada del PRI, Lizbeth Concha Ojeda, demandó al INE, a la Fiscalía Especializada en materia de Delitos Electorales de la Fiscalía General de la República, al IEEPCO y a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de Oaxaca para que, en ejercicio de sus facultades, intensifiquen las campañas publicitarias, evitando que se haga uso de programas y apoyos sociales en beneficio de coaliciones, partidos políticos, candidatas y candidatos a cargos de elección popular.

La excitativa fue rechazada por la bandada de Morena, PT y PVEM. Leticia Collado le rebatió y calificó como mentiras los señalamientos.

No obstante, Concha Ojeda presentó pruebas y pidió también que se investigue y se sancione a quienes incumplen con esa obligación constitucional.

La priista demandó investigar y sancionar a todas aquellas personas que lucrando políticamente con los desastres naturales, entregan supuestos apoyos que contienen promoción política y propaganda electoral, actos que además deben ser fiscalizados y contabilizados como parte de la propagada política de candidatas y candidatos.

Refirió que actualmente, buena parte de quienes en ese tiempo impulsaron y exigieron el establecimiento de esas reglas desde la oposición, las incumplen desde el gobierno, el presidente de la República, quien de acuerdo con datos de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE, en seis meses ha acumulado 51 denuncias ante esa Comisión.

Recordó que no es el INE México, no es el Tribunal, es la Constitución la que prohíbe que servidores públicos se metan en cuestiones electorales.

Consideró necesario difundir que los programas sociales no pueden ser coaccionados ni utilizados como incentivo de campaña, para todas y todos aquellos que piensen que esto no está pasando.

Refirió que la encuesta publicada hoy en el periódico El Financiero, de las personas que reciben programas sociales, el 64% votaría por la candidata de Morena, en tanto que sólo el 21% por Xóchitl Gálvez, pero de entre quienes no reciben programas sociales, el 47% votaría por Xóchitl. Sólo el 36% votaría por Sheinbaum.

Criticó entonces que los programas sociales y el uso político electoral que se les está dando sí hacen la diferencia, por eso es indispensable que se intensifique la publicidad en el sentido de que los programas sociales no son de un partido o de un político, son derechos ganados, reconocidos en la Constitución, que a ningún beneficiario se le va a quitar si no gana la candidata oficial.

En cuanto a los programas sociales, tan solo en Oaxaca se tienen registrados un millón 300 mil beneficiarios, y tan solo en lo que va del año han dispersado más de 25.1 mil millones de pesos, “por eso es importante enfatizar que esos programas no tienen paternidad ni maternidad, que no están condicionados y que no se pueden suspender ni mucho menos desaparecerán si no gana Morena”.

Y al calificar la conducta como ruin, lamentó que se lucre con programas y apoyos sociales oficiales en San Andrés Pápalo y San Juan Tepeuxila, así como en San Pedro Cuyaltepec y San Sebastián Tlacolula, municipios que han sido afectados por incendios.

Para defender a su candidata, la diputada de Morena, Leticia Soto Collado, presentó un video del hijo de Xóchitl Gálvez en que se observó insultando a personal de seguridad de un bar de la Ciudad de México, en estado alcohólico.

Con ello, bajó el nivel de debate. Estridente, calificó esos actos como inmorales.

También, pero más mesurado, en defensa de su candidata presidencial, el diputado de Morena, Sesúl Bolaños López, aclaró que los programas sociales son derechos constitucionales, no son negociables y no se pueden condicionar porque están establecidos en la Constitución.

Precisó que no es decisión de los candidatos cambiar la Constitución.

Pidió recordar que cuando se votó en el Congreso de la Unión que los programas sociales fueran un derecho constitucional, el PAN, PRI y PRD votaron en contra.

Concedió que todos aquellos que hagan uso indiscriminado de los recursos municipales, estatales o federales, sean sancionados.

No obstante, pidió recordar que el PRI, cuando fue gobierno, existía un programa denominado “Oportunidades”, mediante el cual obligaban a pasar listas, acudir a marchas y eventos políticos, en los cuales, si no se era del agrado de la vocal, eran excluidos.

Reconoció que es importante pedir transparencia y claridad, no obstante, pidió recordar que muchas de las prácticas ilegales eran del pasado y no fueron heredadas. “No todos somos iguales”, afirmó en defensa de su partido y de su candidata presidencial, Claudia Sheinbaum Pardo.

Concedió que hay unos más buenos y unos más malos. Por tanto se debe ser críticos con los propios institutos políticos.

Admitió también que si se busca un proceso más equitativo y transparente se debe de empezar por la Cámara de Diputados.

“Pero sobre todo ser críticos con nuestros propios institutos políticos. No podemos ser cómplices, no podemos ser comparsa, no tener doble discurso en todos los institutos políticos”.

Por lo pronto, criticó que en el pasado el PAN-PRI lucró con la salud, despensas y sacaban la “caravanas (de la salud) para conquistar votos. Recogían credenciales de elector y controlaban el Instituto Electoral”.

error: Content is protected !!