• Herminio Mestas, taxista oaxaqueño, compartió con la Coordinación General de Comunicación Social del Estado de Oaxaca las medidas que implementó para aumentar la seguridad en su unidad al realizar la actividad esencial del servicio de transporte público
  • “Ofrezco a mis clientes gel antibacterial, un pañuelo desechable, les invito a que siempre tengan el cubrebocas durante el viaje y casi no platico con ellos, es por el bien de todos”, nos compartió este taxista

Oaxaca de Juárez, Oax.- Herminio Mestas es un taxista oaxaqueño con más de 20 años en el servicio del transporte público, junto con un grupo de compañeras y compañeros, diseñó una protección especial para cuidar su salud y la de las y los pasajeros ante el COVID-19 y continuar con su labor cotidiana, que le permite llevar el sustento a su familia y prestar un servicio que es indispensable para muchas personas.

La iniciativa y la creatividad fueron sus mejores aliados cuando decidió adecuar su unidad poniendo una mica de protección al interior del vehículo, la cual le permite brindar seguridad tanto para él, como para sus pasajeros.

“Nos las ingeniamos para seguir trabajando, por lo que realizamos un marco flexible con una mica resistente que puede ponerse en medio de los asientos delanteros y traseros y con ello evitar tener un contacto directo con los clientes”, señaló.

Luego de expresar su interés para evitar contagios, Herminio Mestas dijo que durante esta contingencia sanitaria ha tenido que extremar sus medidas de protección: “ofrezco a mis clientes gel antibacterial, un pañuelo desechable, les invito a que siempre tengan el cubrebocas durante el viaje y casi no platico con ellos, es por el bien de todos”.

No podemos dejar de trabajar –señaló-, tenemos que llevar el sustento a nuestras familias y prestar un servicio que es esencial para tanta gente, por eso decidimos tomar todas las medidas necesarias para evitar enfermarnos y contagiar a los demás.

Mestas detalla que es muy cuidadoso en el manejo del dinero, cada vez que lo manipula lo desinfecta con una solución destinada para ello y, al dar el cambio, le dice a sus pasajeros que tengan la confianza de que está sanitizado.

Al término de su jornada, limpia el interior y exterior de su unidad móvil para que se encuentre en óptimas condiciones de higiene. “Tal vez son medidas extremas, pero ante esta nueva enfermedad para la cual no hay cura o tratamiento, es mejor llevarlas a cabo. Tenemos que valorar y ser responsables con la salud y la vida, tanto de nosotros, como de los demás”, refirió.

Cabe destacar que, mediante un trabajo conjunto entre los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) y las secretarías de Seguridad Pública (SSPO) a través de la Policía Vial, y de Movilidad (Semovi), el Gobierno del Estado de Oaxaca supervisa constantemente que las y los prestadores del servicio de transporte público cumplan con las medidas sanitarias determinadas por las autoridades ante la contingencia por el COVID-19.