Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Sitios turísticos y distintos municipios indígenas de Oaxaca se han blindado contra la expansión del coronavirus en sus localidades, a partir del cierre de los sitios, establecimiento de toques de queda y restricciones de ingresos.

Lugares como Capulálpam de Méndez, Santiago Astata, Hierve el Agua y Santiago Lalopa, son casos en los cuales emitieron documentos oficiales con medidas restrictivas. Otros, simplemente colocaron letreros en los que anuncian sus medidas de restricción.

En el caso de los sitios turísticos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informó que hasta nuevo aviso se suspenden las visitas en la zonas arqueológicas de Monte Albán, Mitla, Yagul Lambityeco y Dainzu, en Oaxaca.

A través de comunicados avalados también por la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, se determinó cerrar esos espacios arqueológicos y turísticos, con la finalidad de evitar contagios por Covid 19.

La suspensión se da a partir de este lunes.

En el caso de Capulálpam de Méndez, de acuerdo con un comunicado oficial a partir del 22 de marzo, el único acceso a la comunidad será la entrada principal previo filtro sanitario, pero además considerando un toque de queda que iniciará desde las 22:00 horas y concluirá a las 06:00 horas, tiempo en el cual “permanecerá cerrado totalmente”.

El documento firmado por el presidente Pedro Arreortúa señala que lo anterior tiene la finalidad de “propiciar un ambiente lo más seguro posible” debido a la pandemia del COVID-19.

En el municipio de Santiago Lalopa, que al igual que Capulálpam de Méndez se ubica en la Sierra Norte de Oaxaca, restringió el ingreso de los migrantes en retorno. A la población sólo podrán tener acceso quienes presenten un certificado médico que acredite que no son portadores de COVID-19.

El documento emitido por Hugo Enrique Cruz Santiago, presidente municipal de la localidad ubicada a cuatro horas de la capital del estado, señala que lo anterior tienen la finalidad de salvaguardar la salud de la población más vulnerable, sobre todo considerando que en caso de una emergencia sólo cuentan con un núcleo básico de atención médica

“Agradezco su comprensión y apoyo ante esta situación, es importante que ante este panorama todos pongamos de nuestra parte para evitar la propagación del coronavirus y poder proteger a las personas más vulnerables (niños y adultos) tomando en consideración que los servicios de salud con los que cuenta la comunidad son del núcleo básico”, recalca el edil en el documento.

En tanto, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) emitió una “Alerta temprana” ante la vulnerabilidad que enfrentan las comunidades indígenas y afromexicanas por ser “sectores históricamente marginados”.

En ésta requirió acciones inmediatas a los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano (Sepia) y a la Coordinación para la Atención de los Derechos Humanos del Poder Ejecutivo (CADH), por un lado para prepararse con medicamentos, material y recursos humanos en unidades hospitalarias y centros de salud para brindar atención oportuna o remitir los casos de COVID-19 que reciban.

A la Coordinación para la Atención de los Derechos Humanos del Poder Ejecutivo (CADH), pidió que  implemente las acciones pertinentes para la atención integral de la Alerta Temprana, en conjunción con las autoridades sanitarias y administrativas correspondientes.

La Defensoría de los Derechos Humanos advirtió que “el derecho a la salud de los pueblos indígenas y afromexicanos está en riesgo en tiempos ‘normales’, por lo que su vulnerabilidad se agrava en las situaciones como la que actualmente representa el COVID-19”.