Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- En medio del relajamiento de las medidas de aislamiento social y sana distancia, decretados por las autoridades sanitarias, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Secretaría de Salud, Hugo López Gatell, citó como ejemplo que Oaxaca es una entidad que no se está apegando a la realidad de la pandemia, al dispararse los casos de contagios de COVID 19 en la capital del estado.

En su habitual conferencia de prensa nocturna, señaló que (los casos) en Oaxaca no son problemas de predicción. “Es un problema de qué está pasando en Oaxaca, respecto al comportamiento de la movilidad social que es el determinante crítico”.

Acompañado del Secretario de Turismo, Miguel Torruco Márques, presentó graficas de tendencias de la propagación del virus SAR-CoV2 y el Lineamiento Nacional para la Reapertura del Sector Turístico.

Al presentar una gráfica de las proyecciones de la curva epidemiológica, dijo que la curva está echa para la ciudad de Oaxaca y su relativamente pequeña zona metropolitana o área periurbana.

López Gatell, concedió que Oaxaca es una Estado muy disperso, tanto geográfica como social, cultural y aspectos de otra naturaleza que también llevan a que se concentre la atención hospitalaria en la capital en donde el comportamiento no sigue a todo el Estado.

El subsecretario destacó que las epidemias se comportan de manera aislada y pueden entrar en sincronía cuando existe movilidad entre dos ciudades o entre dos Estados.

Destacó que el sector turistico tiene que ver mucho con las oportunidades de iniciar a nuevas normalidades con controles ante las tendencias de la pandemia.

López Gatell, refirió que en el caso de la ciudad de México, los casos diarios, están en la fase del “acmé” (cúspide) y en cambio otras ciudades en el descenso reconocible. En Tabasco, hay una curva bimodal, lo que significa que en algún momento en primerio 7 días, previos al 10 de mayo, hubo relajamiento de las medidas de distanciamiento social que, diera paso exacerbación de la transmisión.

Advirtió que, si eso ocurre en otros estados, no será deseable. Refirió que quedan 12 días valiosos de quedarse en casa, posterior a la reapertura que será ordenada y escalonada. En Cancún, Quintana Roo, destacó que el gobierno local y municipal ha logrado éxito y orden para ese destino turistico importante para el país, al lograr la tendencia de forma decreciente.

Lo mismo han logrado la tendencia a la baja, Culiacan, Sinaloa; Tijuana, Baja California.

En contra parte, el Estado de Veracruz, aumenta y llega a la zona del “acmé” (cúspide) y actualmente está en un momento crítico y definirá si inicia el descenso.

Dijo entonces que, en el caso de Oaxaca, no se está apegando a la realidad y no es un problema de predicción. “Es un problema de qué está pasando en Oaxaca, respecto a su movilidad social que es el determinante critica”.

En el puerto de Acapulco, reportó que todavía están en un estado crítico.

Torruco Marqués, puntualizó que el turismo doméstico será el primer segmento que detone el reinicio de esta actividad en el país, ya que es el más importante para este sector al representar el 82.5 por ciento del consumo turístico total, con un gasto de 142 mil millones de dólares, cifra superior a los 24 mil 563 millones de dólares que aporta el turismo internacional.

Destacó que las y los mexicanos viajando por México significan el 85 por ciento de la ocupación hotelera, con 102 millones de turistas hospedados en hotel.

Explicó que el lineamiento incluye las aportaciones del sector privado turístico, con quienes hubo pleno consenso después de diversas reuniones de trabajo con los principales organismos empresariales de la industria turística.

También se tomaron en cuenta los comentarios surgidos de la mesa de trabajo que se estableció con los gobernadores de Quintana Roo, Jalisco, Guerrero, Sinaloa, Baja California Sur, Baja California, Nayarit, Oaxaca y Colima, y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, que suman el 50.5 por ciento del Producto Interno Bruto Turístico y el 4.4 por ciento del Producto Interno Bruto nacional.

El lineamiento, de más de 130 páginas de extensión, incluye todo tipo de actividad turística: transporte aéreo, aeropuertos, servicios de migración, cruceros, embarcaciones de recreo y operación de puertos; hoteles, restaurantes y bares, clubes de golf, discotecas y centros nocturnos, salas de eventos, centros de convenciones, centros de negocios, transporte terrestre, guías de turismo, plataformas digitales, parques temáticos, parques acuáticos, destinos de sol y playa, balnearios, Tianguis y ferias, conciertos, estadios y eventos deportivos masivos y museos, entre otras.

Establece las recomendaciones para el sector turístico, enfocadas en prevenir y mitigar al máximo los riegos de contagio mediante medidas de higiene personal, del entorno y de sana distancia como una prioridad en la nueva normalidad, tomando como base el semáforo por regiones, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 14 de mayo pasado, en el que se establece la estrategia para la reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas.