Paloma Duarte

Oaxaca, Oax.- Este domingo el obispo emérito de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, se despidió del estado de Oaxaca.

En su conferencia dominical aseguró que termina sus funciones al frente de la Arquidiócesis, agradecido y con un gran aprendizaje.

Dijo que realizó un balance de su caminar por la entidad, en donde verificó que a pesar de los sufrimientos, carencias y conflictos, la fe se mantiene de manera importante.

Al ser cuestionado por los casos de pederastia, indicó que éstos ya fueron analizados e investigados por las autoridades civiles y por las eclesiales.

Señaló que siempre se va a pedir disculpas a quienes han sido víctimas de estos hechos, y de los casos que se han denunciado, se ha actuado como corresponde.

Asimismo, dijo que hace falta mucho para avanzar en la verdad, pues en muchas ocasiones en el país y Oaxaca se oculta, o se trata de engañar con una ‘máscara de verdad’.