* Con actitud positiva, Daniela Sánchez Esteva continúa coordinando actividades a distancia

Oaxaca de Juárez, Oax.- A pesar del confinamiento establecido por la contingencia sanitaria del COVID 19, el capital humano de la Secretaría de Administración continúa laborando desde casa. Ejemplo de esto es Erika Daniela Sánchez Esteva, enlace de Capacitación de Dependencias del Departamento de la Unidad de Desarrollo Profesional que, pese a la distancia, se mantiene en constante comunicación para coordinar las diferentes actividades que lleva a cabo esta coordinación.

Daniela, como es mejor conocida por sus compañeras y compañeros, explica que su trabajo consiste en tener contacto con los enlaces de Capacitación de todo el Gobierno del Estado. “Les envío el catálogo de capacitación de cada año, coordino, busco los perfiles de las personas que puedan dar una de las pláticas”. 

Sin embargo, la contingencia la obligó a cambiar su manera de trabajar, ya que ahora el contacto lo hace de manera remota, enviando correos con saludos y motivaciones, al tiempo que invita a la base trabajadora a participar en este tipo de actividades.

“Mi trabajo cambió totalmente con el confinamiento. Las capacitaciones se realizaban en diferentes sedes. Ahora, trabajamos desde casa con plataformas de videollamada, y aunque no es presencial, la gente se ha mostrado atenta y participativa, lo que sin duda me llena de alegría”.

Menciona que es importante mantener una relación de confianza con las personas con las que tiene comunicación, ya que esto le permite motivarlos con mensajes positivos. “Les digo que pronto nos volveremos a encontrar. Por eso los invito a ser parte de las capacitaciones, porque tratamos temas que son útiles y que les permiten tener conocimientos para afrontar esta difícil situación”.

Su actitud positiva le ha permitido ver el lado bueno de esta situación. Cuenta que ha conocido a nuevos enlaces de dependencias que piden capacitaciones. Además, la tecnología ha sido un importante aliado, ya que posibilita la interacción con las personas y la participación de la gente.

Sin embargo, uno de los desafíos que encontró durante el aislamiento fue combinar su vida personal con el trabajo, así que tuvo que organizarse para salir adelante. “Tengo dos hijos, uno en preescolar y otro de 2 años. Hay que estar al pendiente de ellos y al mismo tiempo checar los detalles de las conferencias y reuniones, así que siempre trato de organizarme para brindarle atención a mi familia y concentrarme en el trabajo”.

Pese a la situación, Daniela tiene claro la pasión y amor que pone en su labor, pues, señala, siempre trata de atender a la gente de la manera más amable y cordial. También comenta que es bueno saber que sus compañeras y compañeros están presentes a pesar de la distancia.

“Me deja mucha satisfacción. Ha sido una experiencia muy bonita que, a pesar de la distancia, se llenen los lugares en estas capacitaciones. Es muy gratificante ver que las diferentes dependencias quieran seguir capacitándose. Agradezco a los enlaces que han estado en contacto conmigo, quienes me han brindado su atención y confianza”.