San Raymundo Jalpan, Oax.- En el estado de Oaxaca entró en vigor la reforma en materia de atención materno-infantil, aprobada en su momento por el Congreso del Estado, misma que obliga a los Servicios de Salud a privilegiar el parto natural a las mujeres.

 

Con la modificación al capítulo IV de la Ley Estatal de Salud, que ahora se denomina “Atención materno-infantil”, se adicionaron diversos artículos para garantizar la atención durante el embarazo, el parto y el puerperio de las oaxaqueñas.

 

La nueva redacción de la ley establece que “la mujer embarazada deberá ser atendida preferentemente en parto natural y sólo en casos de excepción, por estar en riesgo la salud materno-infantil, ser intervenida quirúrgicamente a través de una cesárea”.

 

También que “durante el embarazo, el parto y el puerperio, las mujeres deberán recibir en los hospitales y clínicas de los servicios de salud, consultas periódicas de vigilancia, el acceso a medicamentos, servicios de laboratorio, control de peso, orientación nutricional y complementos vitamínicos”.

 

Asimismo refiere que “la mujer embarazada deba ser acompañada por algún familiar, amistad o persona de su confianza en toda la atención materno-infantil”.

 

Entre otras cosas atribuye como responsabilidad de las autoridades sanitarias, el desarrollo de una serie de acciones destinadas a la atención materno-infantil, como las siguientes:

 

La orientación y fomento a la lactancia materna, capacitación para fortalecer la competencia técnica de las parteras tradicionales, la capacitaciones al personal para evitar acciones u omisiones que atenten contra la salud sexual y derechos reproductivos de las mujeres, así como el equipamiento de áreas especializadas para la atención materno-infantil.