Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- En sólo seis meses el precio del gas licuado de petróleo (LP), de uso básico e imprescindible en los hogares, incrementó en 84 pesos.

En enero de este año el litro costaba 19 pesos, al 1 de julio del mismo año es de 23.2 pesos. Así, en tan solo 6 meses, el cilindro de 20 kilogramos acumuló un aumento de 84 pesos al pasar de 380 a 464 pesos.

A nivel nacional, Oaxaca junto con Coahuila (25.34 pesos el litro) y Sinaloa (22.02 pesos el litro) es uno de los tres estados del país con los costos más altos.

En contraparte Puebla (10.58 pesos el litro) y Nuevo León (10.59 pesos el litro) registraron los costos más bajos.

Según la Comisión Reguladora de Energía, 79 por ciento de los hogares mexicanos utilizan el gas LP como principal combustible para calentar agua y cocinar.

Algunas de las razones a estos incrementos están en los efectos de la pandemia. De acuerdo con expertos, Estados Unidos redujo su producción a finales de 2020 y China incrementó su demanda aón cuando el suministro del combustible no se encontraba en sus mejores condiciones, lo que ocasionó un alza considerable del gas LP.

México compra cerca del 85 por ciento del gas LP a Estados Unidos, mismo que se cotiza en dólares.

El incremento es un golpe fuerte a los bolsillos familiares. “Tenemos que andar improvisando para hacer la comida, para calentar agua para bañarse porque definitivamente cada vez es más difícil comparar el gas”, indicó la señora Angelina, quien es madre de familia.

Para poder hacer que el producto rinda tuvo que volver al uso del carbón para la preparación de algunos alimentos, pero también a entibiar al sol el agua que usa para bañarse.

“Antes usábamos la resistencia, un cable que se conecta a la luz y ayuda a calentar el agua, pero con eso de que también la luz ya está cara, no queda de otra más que recurrir al sol”.

Debido a los incrementos tiene que reducir gastos en otros rubros.

“No podemos dejar de comer, entonces el gas se tiene que comprar sí o sí, pero ahora tenemos que recortar en lo que comemos, si antes hacíamos sopa de pasta con pollo, ahora si acaso retacitos, si en la cena tomábamos leche, pues ahora sólo café. Hay que ajustar en donde se pueda”, refirió.

Hasta antes de la pandemia se estima que cada hogar consumía un promedio de 1.9 litros de gas LP diariamente. A partir del confinamiento la cifra pudo haber incrementado, ya que las familias tuvieron que pasar mayor tiempo en casa, por lo que incrementó su consumo.