Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- La revuelta tiene fines electorales. Con el argumento de que la diputada de la bancada del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Delfina Guzmán Díaz, no podía seguir con el cargo de presidenta de la Junta de Coordinación Política y coordinadora del grupo parlamentario, manejando recursos e ir a la contienda electoral, diputados que se sublevaron en su contra, justificaron la salida de su compañera congresista de la coordinación de la bancada de Morena y en consecuencia de la Jucopo de la LXIV Legislatura.
De acuerdo a su fundamentación, frente a otros candidatos que no tienen cargo ejecutivo, no había piso parejo.
Arropado por la mayoría de diputados y diputadas de Morena, Fredie Delfín Avendaño se presentó como nuevo coordinador de los diputados locales de Morena en la LXIV Legislatura y afirmó que su designación es legal y no se incurre en violencia política de género en contra de Guzmán Díaz.

En conferencia de prensa argumentó que la decisión de separarla del cargo fue en cumplimiento a la ley y al estatuto de Morena (artículo 12), debido a que Guzmán Díaz se desempeñaba como coordinadora del grupo parlamentario y decidió contender en reelección al cargo de diputada local por el principio de mayoría relativa en el actual proceso electoral local.

Por tanto, por disposición estatutaria y al asumir facultades ejecutivas, tiene la obligación de separarse del cargo legislativo.

Pese a que el artículo 7 de los lineamientos de reelección aprobados por el IEEPCO establecen en su inciso tercero que no es necesario la separación del cargo para ser postulado como candidata o candidato –con la restricción de que el mandato no podrá exceder de dos periodos constitucionales–, como es el caso de Guzmán Díaz, Delfín Avendaño justificó que cuando ocupan cargos ejecutores de gasto, ningún candidato debe entrar a una contienda de forma inequitativa.

“Si tu manejas recursos y entras a una contienda electoral, entras a una contienda inequitativa”, reiteró.

Arropado por 14 de los 20 que firmaron para su elección como coordinador de bancada, sostuvo que los estatutos de Morena son muy claros en no incurrir en el mal uso de los recursos.

El vocero de la bancada de Morena, Mauro Cruz Sánchez, reiteró que por el bien de Morena y el Congreso.

Refirió que el mismo presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado que aquellos actores y actoras que ocupan cargos públicos y buscan ir a elección, es mejor que se separen del cargo.

En tanto, Delfín Avendaño desestimó revancha política contra el senador Salomón Jara Cruz por sus definiciones en favor de candidatos y candidatas a cargos de elección popular en Morena, excluyendo a otros actores y actoras políticas.

Afirmó que era sano y viable que Guzmán Díaz vaya a la contienda a un piso parejo con todos los candidatos y candidatas, “porque no puede ir con el cargo de presidenta de la Junta de Coordinación Política y coordinadora del grupo parlamentario, manejando recursos e ir a la contienda con los otros candidatos que no tienen cargo ejecutivo”.

Insistió que por congruencia política y como militantes de Morena, valoramos mejor un piso parejo.

Pese la decisión encontrada de grupos, sostuvo que no hay división en Morena, porque están comprometidos con la cuarta transformación, apoyando al presidente López Obrador.

Anunció que, para cumplimentar procedimientos legislativos, en breve realizarán las sesiones del pleno para convocar a los suplentes del presidente de la Mesa Directiva, Arsenio Mejía García y la vicepresidenta, Arcelia López Hernández, debido a que éstos solicitaron licencia para separarse del cargo, al ser candidato a presidentes municipales por Morena.

Delfín Avendaño aseguró que es respetuoso de los derechos de todos sus integrantes, “por lo que la determinación mayoritaria tomada, se hizo en apego a los principios estatutarios de Morena, sin lesionar los derechos de ningún integrante”.

Afirmó que asume el nuevo cargo, para construir los acuerdos parlamentarios que contribuyan a tomar las mejores decisiones al interior del Congreso.

De paso prometió que el compromiso inicial, en lo que resta de la Sexagésima Cuarta Legislatura, es abatir el rezago legislativo, para que ninguna iniciativa de ley o acuerdo parlamentario, quede en la congeladora. Todo será dictaminado en atención a los principios de certeza, objetividad y legalidad.

Sostuvo que no se han violentado los derechos políticos ni se ha incurrido en violencia política contra Guzmán Díaz.

Al negar violencia política, refirió que la mayoría de las diputadas de Morena son mujeres y tomaron la decisión de removerla del cargo.