Oaxaca, Oax.- Durante varias administraciones los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) retuvo pagos a terceros institucionales, ISSSTE, FOVISSTE y el Impuesto Sobre la Renta, llamado ISR, cometiendo arbitrariedades administrativas e incluso  delitos penales por el desvío de recursos.
Sin tener datos precisos se especula que el adeudo financiero que tiene colapsada a la dependencia estatal es de más de 10 mil millones de pesos.
En un acto inédito, hoy los SSO realizó el pago de estas obligaciones que por décadas eran aplicados para el pago de compensaciones de una nómina secreta a trabajadores que en la mayoría de los casos tenían un trato preferencial, descompensado a una mayoría.
Las autoridades federales requirieron no evadir más esta problemática, pues en la última reunión del Consejo Nacional de Salud se le pidió al secretario Donato Casas Escamilla cumpliera con las responsabilidades financieras, que además tienen entrampados a cientos de empleados que hoy no pueden jubilarse porque ese dinero desapareció de las manos de las autoridades y hoy no pueden tener un retiro digno por vejez y disfrutar de sus beneficios.
Ello sin contar que hay pagos a empresas privadas que otorgaron créditos a miles de trabajadores y las autoridades al incumplir los han llevado a formar parte del Buró de Crédito.
Sin duda, después de décadas se empieza hacer justicia a los derechos de los trabajadores.