Si tienes para gastar en cosas innecesarias, tienes para ahorrar

·         Uno de los principales problemas que conllevan a pensar que es imposible ahorrar o invertir en realidad reside en la falta de una planeación financiera

·         Los instrumentos de ahorro e inversión otorgan tranquilidad y protección en planeación financiera

Ciudad de México.- En México, de acuerdo con diversos estudios, se ha detectado que sólo el 30% de mexicanos tienen el hábito de ahorrar[1]. En el marco del Día Mundial del Ahorro, te compartimos principios necesarios para lograr un futuro lleno de oportunidades.

Uno de los principales problemas que conllevan a pensar que es imposible ahorrar o invertir en realidad reside en la falta de una planeación financiera.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), una familia tiene en promedio un ingreso total trimestral de 53,012 pesos,[2] sin embargo, por cada integrante de la familia se pueden llegar a perder cerca de 1,200 pesos al mes en gastos pequeños como café, cigarros, refrescos, dulces, chicles, antojitos, cervezas y propinas. Y, aunque pareciera inofensivo, el llamado gasto hormiga puede significar la pérdida de, por lo menos, 14,000 pesos al año.[3]

De acuerdo con Rodrigo Iñiguez, director comercial de distribución independiente de Skandia México, contar con un mecanismo de planeación financiera contribuye a modificar la idea de que no se gana lo suficiente, evita “vivir al día”, conocer en qué y cómo se gasta la quincena evitando endeudamientos y ofreciendo la posibilidad de iniciar un ahorro o inversión que ayuden ante cualquier eventualidad y, a largo plazo, tener un retiro digno.

“Es como cuando quieres bajar de peso, dejas de comer grasas y haces ejercicio, en el ahorro dejas de gastar en cosas innecesarias y esos 50 pesos que se gasta a diario en café, helado, cigarrillos o las comidas fuera de casa, pueden convertirse en el capital monetario para iniciar un ahorro.”

Lo importante es la constancia, pues una vez que se empieza a ahorrar no se debe parar y debe convertirse en un verdadero estilo de vida. En muchas ocasiones puede “haber recaídas” en los gastos hormiga, pero, tener en claro la meta y estructurar un plan personalizado ayudará a saber cómo tomar decisiones para no perder el rumbo, indicó el especialista.

Enfatizó, además, que una vez que se ha creado el hábito de ahorrar es momento de empezar a invertir, pues es la manera en la que crecerán los recursos y evitemos una devaluación. Como parte de una regla de oro que ayudará a tomar decisiones sobre qué hacer con tu dinero, Skandia recomienda:

1.- Si vas a utilizar tu dinero en menos de dos años, ahorra.

2.- Si vas a utilizar el dinero después de tres años, invierte.

3.- Si vas a utilizar el dinero después de un periodo entre cinco y diez años, combina ahorro e inversión. Para ello, considera:

·         Obtener asesoría

·         Definir actitud a diferentes riesgos

·         Tener claro tu objetivo y tiempo

·         Evaluar tu situación financiera para saber de qué manera puedes organizarte

A diferencia de ahorrar, invertir significa destinar dinero con el objetivo de hacerlo crecer, analizando instrumentos financieros que podrían aumentar en valor, como las acciones, los bienes, los fondos de inversión de renta variable y deuda, o bien portafolios de inversión hechos a la medida.

Finalmente, Iñiguez aseguró que, el poder de lograr el éxito financiero está en la decisión de cada uno y, que una adecuada administración financiera, el uso eficiente de ingresos, así como el ahorro invertido con acierto, son los vehículos para lograr alcanzar metas.

error: Contenido protegido !!