Seguridad vial: Descubre cómo mejorar la visibilidad al conducir

Contar con buena visibilidad al conducir es fundamental para evitar cualquier tipo de accidente, dado que cuando estamos al volante, el 90% de la información que recibimos llega a nuestro cerebro a través de la vista. En este sentido, todos los cambios que suceden alrededor nuestro mientras conducimos, requieren la utilización constante de nuestra visión. Sin embargo, muchas veces no sabemos cómo lograr una visibilidad óptima; es por eso que a continuación compartimos algunos consejos para mejorar este factor tan importante.

Atender al estado del parabrisas

Ser cuidadosos con nuestro vehículo no sólo implica llevarlo al mecánico periódicamente y contar con un buen seguro de auto –click aquí para obtener más información https://www.comparaencasa.com/  sino también mantenerlo limpio. Especialmente para lograr una correcta visibilidad mientras se está manejando, es muy importante tener el parabrisas impecable. Para ello, no sólo es preciso lavarlo nosotros mismos, sino contar con escobillas en buenas condiciones y con líquido lavaparabrisas siempre disponible.

Mirar al frente y a lo lejos

A la hora de conducir, es fundamental sostener la mirada al frente y a lo lejos, evitando posar la vista sobre lo que está sucediendo inmediatamente delante del capó del auto. Esta técnica ayuda a mantener la trayectoria sin la necesidad de hacer constantes correcciones en la dirección del volante para seguir en un mismo carril. Además, mirar a lo lejos nos permite anticiparnos a lo que encontraremos más adelante y, de esta forma, contar con el tiempo de reacción suficiente para evitar cualquier accidente.

Realizar barridos visuales

Si bien es recomendable mantener la mirada a lo lejos, también es fundamental realizar algunos barridos visuales hacia los costados para saber qué es lo que está ocurriendo a nuestro lado. Hacer barridos de mirada transversales, es decir, de un lado a otro, y longitudinales -desde cerca hacia más lejos- es clave para obtener una correcta visibilidad. La forma en la que realicemos este reconocimiento variará según nos encontremos en la ciudad o en una autopista. En el primer caso, será preciso hacerlo continuamente, dado que encontraremos muchas entradas a la vía desde los lados, principalmente de peatones y vehículos. En cambio, si conducimos en una autopista, no será necesario prestar demasiada atención a los lados, ya que no encontraremos numerosas entradas ni de transeúntes ni de otros coches a nuestros lados.

Evitar el “efecto túnel”

El llamado “efecto túnel” está relacionado con una reducción en nuestro campo de visión normal como consecuencia de la velocidad a la que conducimos. Lo que sucede es que a mayor velocidad, mayor cantidad de información por segundo llega al cerebro, disminuyendo la capacidad del mismo de procesarla y actuar en consecuencia. Es decir, si cuando estamos quietos nuestro campo de visión es de 120º, cuando vamos a 65 km/h se reduce a 70º y cuando alcanzamos los 100 km/h puede llegar a descender hasta 42º. Cuando se conduce a más de 130 km/h, sucede el “efecto túnel”, que provoca la sensación de tener paredes negras a nuestros lados. Por este motivo, es sumamente importante no manejar demasiado rápido para mantener nuestro campo visual bien amplio.

error: Contenido protegido !!