• El auditorio Guelaguetza será testigo de la presentación artística, cultural y gastronómica de la Costa y de las otras regiones de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oax.- La región de la Costa se caracteriza por las chilenas, sones, juegos y picardía de sus versos que contagian de alegría al Auditorio Guelaguetza, que vivirá la máxima fiesta de las y los oaxaqueños los “Lunes del Cerro” del 25 de julio y 01 de agosto con la presentación artística, cultural y gastronómica de las ocho regiones del estado de Oaxaca.

Cada chilena se acompaña de un son, dentro de los bailes hay juegos, entre ellos, la vaca, el pato, el palomo y el panadero, “el programa se distingue por la chilena Pinotepa del autor oaxaqueño Álvaro Carrillo; es nuestro himno, cuando hablamos de esta interpretación se nos eriza la piel”, expresó el director de cultura del Ayuntamiento de Santiago Pinotepa Nacional, Eliel Amando Díaz.

En la presentación destacan versos como: -Negra sin tu amor no me hayo, nada, nada me divierte; mejor que me parta un rayo, que yo dejar de quererte-. “En la Guelaguetza exponemos una muestra de las tradiciones, indumentaria y gastronomía; ser costeño va más allá de un baile, es sentir nuestra cultura e identidad. Entregamos el corazón para el deleite de los espectadores”, dijo.

Santiago Pinotepa Nacional atesora gran variedad de chilenas, algunas con letra, otras sólo música, indica Eliel Amando Díaz “nacemos y morimos con música; en toda fiesta tradicional se tocan y se bailan las chilenas. Los versos son muy nuestros, anteriormente era común que se lanzara un verso al aire y alguien lo contestara; acción que se representa en el baile de La Indita”.

La indumentaria de los hombres es camisa y pantalón blanco, paliacate rojo, sombrero de palma y zapatos negros; las mujeres portan zapatillas negras, refajo de popelina adornado con pasa listón, tira bordada y alforcitas; una camisa de chaquira bordada con puntos de cruz y flores, así como una letilla bordada con un pavorreal; en el cabello se colocan flores y se trenzan con listones del mismo tono de la falda.

En la gastronomía de la Costa son básicos el mole que se prepara con chiles costeño, ancho y guajillo; los tamales de carne cruda, de tichindas y de dulce rellenos con manjar y pasitas, además de postres como la cocada con leche y el huevo real que se elabora con yemas de huevo, azúcar, canela y ron. En las bodas, fiestas tradicionales o velorios se invita pozole, mole, café y panes conocidos como pan de yema, pan de vida, marquezote, borrachitos y chamberinas.

La cocina de Quetzalcóatl Zurita, chef propietario del restaurante Almoraduz, incluye ingredientes endémicos y locales, entre ellos, los chiles chilhuacle y costeño, chepil, jícama, cacahuate, habas, aguacate, pescados, camarones y pulpo. “En Almoraduz cocinamos con el alma, preservamos y mostramos la riqueza cultural y gastronómica de la Costa y de Oaxaca”.

El chef Quetzalcóatl Zurita define a la Guelaguetza como una de las representaciones más icónicas de Oaxaca, “es tradición y cultura, una oportunidad para que las delegaciones muestren su identidad que se plasma en sus danzas, música y trajes regionales. Los integrantes entregan el corazón en cada interpretación, además de prepararse mental y físicamente”, señaló.

Durante esta celebración se preparan tepache, tamales, tortillas, frijoles y se llevan productos como el café y el chile tuxta. “La Guelaguetza habla de esta unión, de dar y compartir; el tepache se reparte durante el desfile de las delegaciones y la comida se comparte entre los participantes, además de invitar a otras delegaciones quienes también llevan productos y platillos que identifican su región”.

La cocina de la Costa integra hierbas silvestres como el almoraduz, maíz, jitomate, ostiones, atún y la pesca del día; en sus creaciones la chef Shalxaly Macías fusiona los sabores de ingredientes orgánicos, locales y de temporada. “La celebración de Guelaguetza transmite los aromas, colores y sabores emblemáticos de Oaxaca y sus ocho regiones, es una fiesta que enaltece el valor de la cocina, las tradiciones y la cultura”.

En el restaurante Almoraduz, ubicado en Puerto Escondido, ofertan platillos como el lechón confitado con mole de la casa que se sirve con puré de camote o la barbacoa de lengua de res que se acompaña de cremoso de aguacate, puré de frijol, salsa de tomatillo y ceniza de chiles.

La oficina de Comunicación Social y Vocería del Gobierno del Estado de Oaxaca, destacó que la Guelaguetza 2022 se celebra en el marco del 90 aniversario del homenaje racial más importante de América Latina a través de las presentaciones que se realizarán el 25 de julio y 01 de agosto en Oaxaca de Juárez, reconocida como la ciudad número uno en el mundo para visitar.