Una de las principales tradiciones de México y parte de Latinoamérica es la del Día de Muertos que se celebra los días 1 y 2 de noviembre. “En la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.” (INAFED, 01/11/2019).

En los altares, entre otras cosas, se usa la flor de cempasúchil cuyo color, similar al del sol, ilumina el camino de los de las almas de los difuntos hacia los altares.

El cempasúchil, planta del genero Tagetes, es originaria de México. Hay varias especies, siendo las principales Tagetes patula, planta compacta de hábito rastrero con muchas flores de tonos anaranjados, amarillos, rojos y combinaciones entre ellos, conocida como clemole o clemolito y Tagetes erecta, planta de hábito erecto con flores de tamaño grande de tonos anaranjados, amarillos y crema, conocida como cempasúchil de bola o pompón.

Conocida en inglés como “marigold”, el cempasúchil se ha vuelto una planta decorativa muy popular en todo el mundo debido a sus colores, a su resistencia y desempeño en el jardín. Debido a ello, en varios países, principalmente Estados Unidos, Francia, Dinamarca y Tahilandia se han llevado a cabo trabajos de mejoramiento genético, principalmente mediante cruzas, para obtener mejores variedades y más surtido de colores.

En México se han hecho trabajos de mejoramiento genético, pero a la fecha no hay variedades disponibles comercialmente, por lo que muchos productores mexicanos recurren a semillas importadas. Por supuesto, desde hace muchos años y hasta la fecha, en muchos pueblos y comunidades del país se usan para las festividades variedades criollas.

En México, alrededor de 2,000 productores cultivan de manera comercial cempasúchil de corte y de maceta para la temporada de muertos. Se producen alrededor de 1.6 millones de manojos de flor de corte (Tagetes erecta) y aproximadamente 15 millones de plantas en maceta (T. erecta y T. patula). La derrama económica estimada es de 300 millones de pesos, en la que se beneficia toda la cadena de valor: productores, proveedores de insumos, transportistas, mayoristas y detallistas.

Te invitamos a apoyar a los productores honrando a los muertos en los altares, en los panteones, en la casa, en la oficina, en espacios públicos, decorando estos espacios con esta hermosa flor: CEMPASÚCHIL.