Oaxaca, Oax.- En emotivo evento realizado en la Agencia de San Antonio Arrazola, perteneciente al Municipio de Santa Cruz Xoxocotlán; ante la presencia del C. Isaías Jiménez Hernández y del C. Angélico Amparo Jiménez Hernández, hijos de don Manuel Jiménez, del diputado Toribio López Sánchez, del titular de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Ing. Ignacio Toscano Jarquín; de la administradora de la Zona Arqueológica de Monte Albán, Lic. Rosalía Cruz Santiago, del agente municipal de San Antonio Arrazola, C. Sergio Santiago; del presidente municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, Alejandro López Jarquín, del delegado del INAH Oaxaca, antropólogo Joel Omar Vásquez Herrera; así como en representación del gobernador del Estado, la directora del Instituto Oaxaqueño de las Artesanías, María Esther Otero, inauguraron la sala permanente “El tallador de sueños” y develaron la placa conmemorativa de la Casa Museo Manuel Jiménez en honor al artesano don Manuel Jiménez, creador de la Talla de Madera, Animales Fantásticos.

En este contexto, Angélico Amparo Jiménez Hernández indicó que con esta acción la memoria de su padre y sus artesanías serán recordados por siempre, ya que con sus creaciones puso en alto el nombre de Oaxaca y de México.

“La placa en mi concepto, marca un inicio y para siempre”, indicó.

Por otro lado, agradeció la colaboración del diputado Toribio López Sánchez, por su trabajo de solicitud y obtención de la placa, ya que esto significa mucho para su familia, pero sobre todo es un legado para Oaxaca y México, expresó.

Por su parte, el diputado Toribio López Sánchez, coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, agradeció la invitación y distinción a participar en dicho acto: “Así honramos la memoria del talentoso artesano don Manuel Jiménez, creador del legado de los Alebrijes tallados en madera y pintados con colores llamativos”, comentó.

El dato

Don Manuel Jiménez inició con la talla de madera, animales fantásticos, jugando. Mientras pastaba sus animales ideó la creación de sus propios juguetes, así que decidió tallar en madera a sus propios animales, recreaba a las vacas, toros, caballos, etc., pastando o bebiendo agua, posteriormente de joven trabajó en la zona arqueológica de Monte Albán con el arqueólogo Alfonso Caso, quien descubrió la Tumba 7, cuando terminaba sus jornadas seguía tallando madera como diversión. Al paso del tiempo el acceso a la tumba 7 fue público, entonces don Manuel aprovechaba para mostrar a los turistas sus creaciones y ellos las compraban. La internalización se dio cuando una cineasta de Londres grabó un documental.