Comparando el amor de un perro, diputada presenta iniciativa de reforma para aprobar adopción homoparental

Jaime Guerrero 

Oaxaca, Oax.- Comparando los ladridos de un perro con amor y que el cuadrúpedo no tiene género ni mucho menos sabe de prejuicios, la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso de Oaxaca, Miriam de los Ángeles Vásquez Ruiz, presentó y defendió su iniciativa de reforma al Código Familiar del Estado para establecer la adopción homoparental en la entidad.

En una lectura atropellada, ensalzó su iniciativa de reforma al artículo 252 del Código Familiar de Oaxaca para quitarle candados y que se incluya que personas del mismo sexo puedan adoptar a niños, niñas y adolescentes, eliminando el texto dirigido solo a parejas heterosexuales. 

La diputada manifestó que éste es un intento más por quitar tabúes y que se dé el respaldo a las personas de la diversidad sexual.

En tribuna aseguró que la adopción homoparental es sinónimo de amor, es sinónimo del reconocimiento de derechos y una postura crítica ante los prejuicios sobre lo que conocemos como familia.

“Tú, yo, nosotros, ustedes estamos representados en la Carta Magna; sin embargo, cuando se trata de garantizar los derechos, ¿por qué unos sí y otros no? ¿Acaso hay ciudadanos de primera y de segunda o incluso de tercera? Un ejemplo de esto es lo que sucede cuando hablamos de la adopción homoparental”, cuestionó.

Vásquez Ruiz refirió que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, mediante sentencia ha establecido que en casos de adopción la orientación sexual de las personas no es un elemento relevante a tomar en cuenta para formar o completar una familia.

Lo importante es conocer si son idóneas, si cuentan con las características, virtudes y cualidades para brindar una familia a los menores de edad. Lo mismo, es fundamental considerar el interés superior de infante, y que éste se forme en un ambiente en el cual reciba afecto, cuidados, educación y condiciones adecuadas para su desarrollo. 

Por tanto, es inconstitucional que a las parejas homoparentales se les prohíba la adopción.

La petista justificó que no importa lo que uno piense, sino que las niñas y niños se desarrollen bajo el seno de una familia; “nuestras opiniones van y vienen; el hambre, la ausencia del amor, cuidados de una familia o el derecho a la identidad, eso no, esos no son permanentes ni representan un activo en la vida de las y los menores que no tienen a nadie en este mundo”, sostuvo.

Histriónica, dijo que si todavía cuesta comprender esta idea, invita a las personas a deshacerse de su familia y emprender una vida sin la procuración del amor y sin el acompañamiento del cariño incondicional, cuidados y beneficios jurídicos y sociales que supone una familia.

Comparó y pidió –al argumentar su iniciativa para establecer la adopción de infancias para personas de mismo sexo– ir “por la vida sin perro que le ladre y verá cómo empieza a comprender que amor es amor y éste no tiene género ni mucho menos sabe de prejuicios”.

Al romantizar y comparar su iniciativa con el amor de perros, Vásquez Ruiz dijo que el amor es el acto más maravilloso que se nos ha otorgado como humanidad y no vale la pena seguir desgastándose en campañas de odio hacia los demás. 

Luego evocó al expresidente, Benito Juárez García: “Vive y deja vivir o como lo dijo nuestro Benemérito de las Américas: Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz. El respeto a otro tipo de familias, también representa paz y bienestar”.

Vásquez Ruiz dijo creer en una política de fraternidad y sobre todo de derechos, además de que la sociedad tiene la capacidad de construir un nuevo rumbo y una nueva historia en materia de respeto e igualdad.

Presentada su iniciativa, convocó al diálogo, abrir la discusión con argumentos y decidir si se da el paso al reconocimiento de derechos, “o seguimos poniendo límites al desarrollo de un verdadero Estado incluyente y plural donde quepamos todas, todes y todos”.

error: Content is protected !!