Josué Paladín

Oaxaca, Oax.- Las últimas semanas ha subido de tono la problemática en el Sector Salud del estado, como es el despido de personal de varias áreas, la falta de medicamentos, material, insumos, entre otros que existen actualmente.

En diversos medios locales se ha atribuido la culpa a anteriores sexenios encabezados por Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué Monteagudo, quienes hundieron a los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), antes Secretaría, en la peor crisis de su historia, a grado tal que hasta el gobierno actual tuvo que vender el Hospital del Niño y la Mujer al ISSSTE para saldar una deuda de 300 millones de pesos.

Sin embargo, no todo es culpa de los anteriores secretarios de Salud, ya que el actual, Juan Carlos Márquez Heine, sigue ensimismado en actos de corrupción, más ahora que corre el rumor que pronto será cesado del cargo al no contar con el aval de la mayoría de los sindicatos que piden su cabeza y las denuncias que pesan sobre su espalda.

De acuerdo a una denuncia que nos hicieron llegar, el titular de los SSO es dueño de un costoso y nuevo edificio en donde se encuentra la Clínica San Lucas, ubicada en la calle Las Rosas 210, en la colonia Reforma de esta capital, como se puede constatar en los siguientes links de las redes sociales de la clínica que, amablemente, compartieron los denunciantes: https://www.facebook.com/GrupoHSL/photos/1051480825291361; https://www.facebook.com/GrupoHSL/photos/1059623161143794 y https://www.facebook.com/GrupoHSL/videos/798277014348130/

Desde que asumió el cargo, establecieron los trabajadores de Salud, Márquez Heine no se ha cansado de decir que no hay recursos, ni medicinas suficientes para abastecer a los hospitales, clínicas y centros de salud; no obstante, ahora sale a la luz que además de ser funcionario público es dueño de un edificio de consultorios, el cual forma parte del Hospital San Lucas, que también es propiedad del actual secretario, y que se encuentra en una de las zonas con más plusvalía en la capital, valuada en por lo menos 50 millones de pesos.

Por si fuera poco, en el directorio del hospital, aparece el nombre del titular de los Servicios de Salud y hasta el de su jefa médica.

Los denunciantes señalaron que no es sorpresa que el todavía secretario de Salud posea semejante propiedad, ya que durante los tres años que estuvo al frente del Seguro Popular presuntamente se quedó con gran parte del presupuesto, dejando a cientos de trabajadores sin empleo; y ahora como titular de los SSO ha realizado adjudicaciones directas y uso de empresas fantasmas para lograr sus fines.

No obstante con lo anterior, Márquez Heine se da el lujo de atender a pacientes de forma particular, dejando de lado sus obligaciones y actividades como encargado de la salud de los y las oaxaqueñas en plena pandemia y problemática en el sector.

Añadieron que también en ese mismo edificio tiene su consultorio Mariel Pizarro, subsecretaria Médica de los SSO, quien sería socia del secretario en el citado negocio con la renta de espacios para consultorios, quien también abandona su puesto para atender a pacientes de forma personal en lugar de tratar de escuchar a la planta laboral.

Para concluir, las y los afectados, quienes corren el riesgo de ser despedidos en próximas fechas, urgieron a los gobiernos estatal y federal a remover al funcionario y afines antes de que explote una bomba en el sector, pues amagaron con realizar protestas de más alcance hasta en tanto no se resuelva la problemática.