Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Para salvarse de los efectos económicos de la pandemia del coronavirus (Covid-19), cámaras empresariales de Oaxaca pidieron al Gobierno Federal y Estatal una serie de apoyos económicos, fiscales, crediticios y administrativos, entre ellos, la suspensión provisional de impuestos locales, tomar en consideración incrementos de precios a materias primas como harina, huevo y productos de la canasta básica.

También, otorgar líneas de crédito y financiamiento con tasas preferenciales, así como suspender temporalmente para el pago de las cuotas obrero-patronales del IMSS, INFONAVIT e ISSSTE, para dividirlas en los siguientes 12 meses.

En medio de la parálisis económica, los dirigentes de Cámaras Empresariales, demandaron al Gobierno Federal y Estatal, acciones puntuales por parte de las autoridades, bajo el argumento de proteger empleos y economías.

En un documento que va más dirigido a la protección del sector empresarial, los dirigentes de la Asociación de Hoteles, Canacintra, Canaco-Servytur, Canacope, Canadevi, Canaimez, Canirac, Coparmex, CMIC, entre otras, les dijeron a sus afiliados: NO ESTÁN SOLOS.

Para ello, urgieron a las autoridades federales, estatales y municipales medidas pertinentes de apoyo mutuo.

Justificaron que el extenderse el periodo de resguardo en casa traerá inminentemente la disminución de clientes, bajas ventas, e incluso, el cierre temporal o total de empresas.

La consecuencia de la crisis mundial y la suspensión de actividades humanas desbordará problemas fuertes en la economía, se paralizará el flujo del recurso monetario. El número de pasajeros que llegan al Aeropuerto Internacional de Oaxaca se ha reducido un 80%, refirieron.

Tras exponer su análisis de la economía mundial, en el terreno local, aseguraron que no se han visto acciones, medidas trabajos o un comunicado que dé certeza a la población.

Admitieron que el gobierno de Oaxaca, ha ofrecido beneficios fiscales pero afirmaron que no representan ni el 2% de la carga fiscal total.

Demandaron entonces, suspender los plazos en los actos de fiscalización y recursos administrativos por parte de la autoridad local y federal.

Financiamientos para MYPES a través de Nafinsa, otros mecanismos y fideicomisos, para reactivar la economía: apoyos emergentes con créditos a la palabra y tasas preferenciales. Permitir la apertura inmediata de pequeños negocios en los hogares, derivado de la escasez de productos de consumo básico en algunas zonas (de mayor vulnerabilidad).

Y aún cuando la mayoría de los dirigentes empresariales, como de la Canaimez, se convierten en intermediarios entre los verdaderos productores del mezcal, demandaron financiamiento para la adquisición directa al proveedor de insumos “evitando la manipulación de los precios por parte de los intermediarios”.

En materia de infraestructura, pidieron no suspender procesos de licitación de obras y agilizar la aplicación de recursos en obra pública, otorgarlas exclusivamente a empresas oaxaqueñas, ejerciendo insumos con proveedores locales, para reactivar la economía en el 80% de las actividades de la cadena productiva.

Asimismo, agilizar aplicación de los 3 mil 500 millones de pesos de deuda pública, autorizados por el Congreso del Estado, para financiar proyectos de infraestructura en el estado, participando únicamente empresas formales y locales.

Los representantes de las cámaras empresariales, pidieron también evitar sanciones administrativas o de alguna otra índole a empresas constructoras y de manufactura que tengan compromisos irrenunciables con clientes, créditos, trabajadores, impuestos que hagan imposible suspender actividades.

Y para centralizar los apoyos, pidieron constituir un Comité de Emergencia Estatal, integrado por diversos líderes de organismos empresariales y profesionales externos, “a fin de brindar apoyo, en la medida que las necesidades vayan surgiendo, con motivo de la contingencia”.

En materia fiscal, prorrogar la presentación de las declaraciones provisionales y anuales hasta que termine la contingencia. “No iniciar actos de fiscalización en al menos 6 meses y los que ya se iniciaron, suspenderlos”.

Lo mismo, dar período de gracia de 6 meses en el cobro de cualquier crédito otorgado por el Gobierno del Estado y el Federal, sin afectación en el historial crediticio no acumulación de intereses moratorios.

Así mismo, que las empresas que están efectuando obras al Estado o Municipio puedan cobrar una estimación en trabajos concluidos para que estas tengan ingresos y flujo para pago de nóminas, en tiempos no mayores a 3 días.

Ya al final de su documento, recordaron el tema del sector salud, y pidieron mejorar los servicios, tomando en cuenta medidas científicas, médicas y económicas necesarias para que se practiquen tantas pruebas de detección de casos y portadores.

“Resulta absolutamente necesario que se diagnostiquen la mayor cantidad de casos, especialmente los que sucedan en sujetos asintomáticos”, propusieron los empresarios.

Para los trabajadores, solo pidieron tener acceso fácil y expedito para el retiro del dinero de su cuenta de ahorro ante la emergencia sanitaria y que se les exente el tiempo que dura la contingencia del cobro de ISR.

“En los organismos empresariales estamos aliados, sindicatos y cámaras en las que las y los empresarios pueden apoyarse. Acérquense a nosotros, únanse. Sólo trabajando en conjunto, creando cadenas de valor local, networking local (redes de negocios) y apoyándonos entre nosotros lograremos que esta situación no nos rebase”, llamaron.

“Esta lucha es de todos Juntos, empresarios y colaboradores. Tengan por seguro que la prioridad en estos momentos es salvaguardar la salud íntegra de cada persona y que nuestro posicionamiento es un respaldo para la seguridad laboral. Mientras tanto, debemos implementar en la medida de lo posible, estrategias de trabajo en casa, innovar con nuestros clientes y proveedores, aprender todos juntos, procurando que las actividades de cada empresa sean afectadas lo menos posible.”.

En su retórica, justificaron que hoy, “un virus se corona como dueño del mundo” y se han dado cuenta de la vulnerabilidad y de la poca respuesta de los gobiernos ante la situación.

Concedieron que se debe mantener un distanciamiento social, al ser parte de la responsabilidad como ciudadanos, cuidarnos los unos a los otros.