Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Luego de que la Fiscalía General de Justicia ordenó la reposición de audiencia, mediante la cual podrían quedar libres los asesinos de su hijo de 12 años, Ismael Valencia Hernández pidió al titular del Poder Judicial del Estado no permitir que quede en la impunidad la muerte de su consanguíneo, debido a que los presuntos responsables tienen el respaldo del Comité de Defensa de Derechos Indígenas (Codedi).

Fue el pasado 28 de febrero de 2016 cuando en la comunidad de Agua Dulce, municipio de Santa María Tonameca, fue asesinado a balazos su hijo Rogelio Valencia García, de 12 años.

Meses antes, Valencia Hernández fue víctima del robo de 30 chivos de crianza, así como el secuestro y desaparición de su hermano de adopción, Ismael García Sánchez,

En conferencia de prensa, Valencia Hernández narró que en  mayo de 2015 le robaron sus animales de crianza y en diciembre de ese mismo año su hermano fue secuestrado y desaparecido por “Los Cosme”, a quienes los identificó como los responsables del robo de sus chivos, siguiendo sus huellas hasta el domicilio de éstos.

Los presuntos responsables son originarios de Loxicha, pero avecindados en Santa María Tonameca, que se han dedicado a cometer robos y asesinatos, dijo.

Después del asesinato de su hijo, la Fiscalía General del Estado finalmente detuvo y consignó a los hermanos Aurelio Cortés Cruz y Rutilio Cortés Cruz, miembros de la banda Los Cosme.

Durante el cateo a sus casas la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) encontró las armas que utilizaban, ropa del Ejército que se ponían para cometer sus fechorías y bolsas con mariguana.

Después de casi dos años de audiencias en el juicio contra los presuntos homicidas, un juez dictó una sentencia de 34 años de prisión a cada uno de los inculpados.

Sin embargo, la Codedi ha realizado acciones de protesta como la toma del Juzgado en Puerto Escondido y en Pochutla para presionar a la Fiscalía General del Estado que libere a los homicidas bajo el argumento de que fueron violados sus derechos humanos y que son inocentes.

Por ello, Valencia Hernández exigió justicia ante la posibilidad de que sean liberados los asesinos de su hijo.

Dijo que a diferencia de él, los presuntos asesinos cuentan con un abogado particular y él sólo con defensor de oficio y sin traductor, lo que le dificulta comprender el proceso legal.