Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax.- Pese a la oposición de activistas y un grupo de comuneros, este jueves, la Secretaría de Energía (Sener) del Gobierno Federal arrancó en el municipio de Unión Hidalgo la primera fase de la Consulta Indígena bajo los estándares del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para la construcción y operación del Parque Eólico «Gunaa Sicarú».

Mediante el proyecto de energías renovables, se tiene proyectado instalar 115 aerogenadores de 2.625 megawatts cada uno, con una capacidad total instalada de 301.9 megawatts. El parque eólico sería instalado en el municipio de Unión Hidalgo; y en La Ventosa, agencia de Juchitán de Zaragoza.

Veintiséis aerogenadores se ubicarán en La Ventosa y 89 en Unión Hidalgo. Ese parque eólico se conectará a la primera Línea de Transmisión en Corriente Directa, con capacidad para transportar hasta 3 mil megawatts (MW) en 500 kV.

La línea de transmisión representa una inversión estimada en mil 700 millones de dólares y entrará en operación comercial en el año 2021, a través de una Asociación Público Privada (APP).

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció que la Línea de Transmisión será capaz de transportar hasta 3 mil megawatts (MW) de energía eléctrica limpia generada a partir de fuentes renovables.

Según la CFE, la Línea de Transmisión transportará la energía limpia generada en las centrales eólicas y de co-generación del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, hacia el centro del país. Así, la CFE incentiva la generación de energía renovable e integra al Sistema Eléctrico Nacional una mayor capacidad de energía eléctrica derivada de fuentes limpias.

El proyecto y sus obras de refuerzo pasarán por 6 entidades de la República Mexicana: Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Puebla y Veracruz.

Por lo pronto, en el arranque de la consulta indígena en Unión Hidalgo, estuvieron Netolin Chaves Gallegos, representante de la Secretaría de Asuntos Indígenas; Juan José Moreno Sada, subsecretario de Energía de la Semaedeso; Wilson Sánchez Chévez, presidente municipal de Unión Hidalgo.

Lo mismo, Norma Reyes Teherán, coordinadora para la Atención de los Derechos Humanos, y Rodolfo Salazar Gil, director de Impacto Social y Ocupación Superficial de la Sener.

El pasado 26 de marzo, el Secretario del Medio Ambiente Desarrollo Sustentable y Energías Renovables, José Luis Calvo Ziga, aseguró que el Gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, es respetuoso de la determinación de los pueblos y comunidades indígenas, en instalación de proyectos en sus zonas de influencia.

Y es que el artículo 119 de la Ley de la Industria Eléctrica y el 120 de la Ley de Hidrocarburos establecen, que con la finalidad de tomar en cuenta los intereses y derechos de las comunidades y pueblos indígenas en los que se desarrollen proyectos del sector energético, la SENER deberá llevar a cabo los procedimientos de consulta previa, libre e informada necesarios […].

“La Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable es respetuosa de la ley y se cumplirá de manera correcta y transparente, todos los procesos que marca la ley, para poder desarrollar cualquier proceso de consulta indígena”, aseguró ese día el titular de la Semaedeso.

Y es que sospechó que los actos de protesta por el inicio de la consulta indígena en Unión Hidalgo, son debido a una mala información e intereses particulares.

El pasado mes de marzo, Calvo Ziga refirió que durante un año se han realizado reuniones de trabajo en donde han participado los tres niveles de gobierno y se trabajó una consulta técnica para preparar la consulta indígena.

Y es que un grupo de activistas y comuneros se oponen a la consulta indígena y al proyecto, al considerar que es prioritaria la reconstrucción de la población, tras los daños que dejaron los sismos del pasado mes de septiembre de 2017.